Inicio Autoayuda Cómo Superar una Infidelidad: 5 pasos esenciales

Cómo Superar una Infidelidad: 5 pasos esenciales

Superar una infidelidad no es nada fácil. Cuando se produce un engaño algo se rompe en la pareja. La pérdida de confianza asociada es muy difícil de superar y el dolor y la desconfianza sustituyen al compromiso y la felicidad.

superar infidelidad

Una opción es romper con la pareja, pero no es la única, y en función de multitud de factores y razones pueden llevarte a escoger superar una infidelidad, perdonar y dar otra oportunidad.

Es tan corto el amor y tan largo el olvido. – Pablo Neruda

Superar una crisis de pareja debido a una infidelidad dependerá del grado del engaño, del concepto de pareja que tengas, así como del grado de intimidad y confianza que le otorgues a cuestiones relacionadas con el sexo y la intimidad. En algunas ocasiones las parejas logran superar esta traición, incluso llegan a tener una relación más fuerte. ¿Cómo lo hacen?

Las investigaciones científicas nos señalan que existen dos conceptos fundamentales relacionados con el grado de superación de la infidelidad: el compromiso de pareja y la capacidad de perdonar.

¿Qué nos dicen los estudios psicológicos acerca de la infidelidad?

 Ysseldyk y Wohl (2017) realizaron dos estudios que examinan la relación entre el compromiso de pareja y la infidelidad. En su pertinente artículo “Perdono, por lo tanto, estoy comprometido“, concluyen que la gravedad de la transgresión está relacionada con la disminución del compromiso, aunque en esta correlación media el perdón. Cuanto mayor es el perdón, menor es la pérdida de compromiso.

Afirman que después de una transgresión severa, la falta de perdón causa una disminución en el compromiso. El perdón ayuda a preservar el compromiso previo a la ofensa cuando las relaciones han sufrido una infidelidad grave. Pero es necesario señalar que, aunque la investigación no demuestra que el perdón aumente el compromiso después de una infidelidad, mitiga el daño al desacelerar la disminución del compromiso.

Investigaciones anteriores de Finkel et al (2002) encontraron una asociación positiva entre el compromiso y el perdón. Sus resultados también indican que el compromiso inhibe las reacciones destructivas ante una infidelidad, como la negligencia o el abandono de la relación. Reconocen la importancia de este hallazgo a la luz de evidencias previas y de reconocer que los comportamientos destructivos dañan las relaciones más que los comportamientos constructivos.

En cualquier caso, debemos también de tener en cuenta el tipo de infidelidad y los problemas relacionados con las diferentes concepciones de la infidelidad en el seno de una pareja.

¿Existen diferentes tipos de infidelidad?

Sí, aunque culturalmente compartimos una idea común acerca de lo que significa la infidelidad, al mismo tiempo cada persona tiene su propia concepción personal del comportamiento infiel.

Prácticamente el 99% de la población considera el contacto sexual e íntimo con una tercera persona como una infidelidad; pero no puede decirse lo mismo de otras situaciones, como, por ejemplo:

– Hablar con otra persona en un tono íntimo,

– Hacer uso de la pornografía,

– Estar con ex-novios sin que su pareja lo sepa,

– Coquetear con otra persona.

Algunos consideran estas circunstancias una traición, otros no. Casi todos estamos de acuerdo en que, en el caso de las relaciones sexuales con una tercera persona, se es infiel a la pareja, pero no en cuanto al uso de la pornografía o al coqueteo.

Cada uno tiene su propio concepto de traición, cada uno determina dónde comienza y dónde termina la infidelidad. Cuando en una pareja estos límites difieren se producen episodios de celos y discusiones y, en caso de infidelidad, lleva tiempo saber si vale la pena reconstruir la relación, dadas las distintas posiciones.

Superando la infidelidad: un poco de psicología

Superar una infidelidad depende en gran parte de los valores personales de la pareja y del significado que le otorguen a la misma. Cuando una persona ve la sexualidad como un aspecto complementario al afecto y la confianza, puede ser más propensa a perdonar que otra para quien la sexualidad es un aspecto fundamental y completamente íntimo de la pareja. Lo ideal sería que antes de que ocurriese las partes de la pareja acordasen las consecuencias de la misma.

Es necesario precisar que, para aquellos que ya han vivido infidelidad anteriormente, puede ser muy difícil perdonar nuevamente. Asimismo, aquellas personas que, en relaciones anteriores, han puesto los cuernos, son más propensos a ser empáticos con aquellos que son infieles en un momento dado, y por lo tanto es más fácil superar la traición. Especialmente si no se prolonga en el tiempo.

Aunque se ha avanzado mucho en la igualdad de género, hay una tendencia a pensar que los hombres son más infieles que las mujeres. Es un mito falso, como lo es el de la facilidad con la que un hombre supera una traición. La personalidad y los valores de una persona son más importantes que el género al que pertenece

Claves para superar la infidelidad

 1. Aléjate temporalmente

Tienes que alejarte temporalmente de tu pareja para dejar a un lado las emociones negativas y evitar reacciones contraproducentes, como la venganza, de la que a menudo después te podrías arrepentir. Es mejor pensar con la cabeza fría, haciendo un análisis meditado y en perspectiva de la situación y de nuestros propios sentimientos y decisiones. Una vez meditado, en el caso de que decidas intentar superar la infidelidad, el siguiente paso es asegurar que no va a volver a ocurrir.

  1. Frénalo ya.

Una de las primeras cosas que debes hacer es asegurarte de que la relación con la tercera persona se termina del todo, sin ningún tipo de duda. Detener la relación no es negociable. La persona con la que tenía la aventura ya no puede estar en su vida, ni siquiera de forma periférica. Y además, asegurarte de que nunca más en el futuro esto pueda volver a ocurrir (a menos que decidas que ponerte una venda en los ojos o aceptar la infidelidad en la pareja como modo de vida). Tras asegurarte de esto, es hora de averiguar qué fue lo que salió mal y por qué.

  1. Hablemos de ello.

Lo ideal es que dediquéis un momento en el que os podáis sentar juntos tranquilamente y afrontar lo que seguramente será una conversación difícil. A menudo es mejor no tener esta conversación el mismo día en que te enteraste de la infidelidad, sino más bien posponerla por lo menos unos días, si no más.

De aquí en adelante dedica un tiempo, varios días, cuando estéis mentalmente listos, para compartir y escuchar detalles incómodos. El traicionado debe ser honesto y estar listo para preguntas sobre cualquier información que necesites para eliminar cualquier duda y empezar a superar la infidelidad.

También es importante llegar a la raíz del problema. ¿Por qué ocurrió la infidelidad? El núcleo del asunto es explorar cuándo y cómo se desarrolló la distancia en la relación.

¿Cuándo empezamos a tener problemas? ¿Cuáles eran las señales? ¿Ambos éramos conscientes de la distancia que crece entre nosotros? Responder a estas preguntas es clave.

  1. Perdonar y avanzar

 Las parejas que deciden permanecer juntas después de la infidelidad tienen que ser conscientes de la importancia del compromiso y del perdón, independientemente de si el engaño fue físico o emocional.

na parte tiene que saber perdonar y mirar hacia adelante sin rencores ni malos sentimientos, y la otra tiene que ser consciente de la necesidad de no volver a traicionar el compromiso de pareja, del respeto y contrato que contrae con la otra parte de la pareja.

 5. Consigue tiempo de calidad.

Tras las duras conversaciones y con el acuerdo mutuo de querer afrontarlo, es hora de trabajar para reavivar tu conexión. No es fácil, especialmente al principio, pero es crucial para recuperarse lo más rápido posible.

Es imprescindible pasar tiempo juntos, pero no de cualquier manera. Pasar tiempo de calidad por ambos lados. Eso ayuda a restablecer algún tipo de normalidad.

Aunque puede ser un desafío encontrar actividades de mutuo acuerdo cuando las cosas están en un momento delicado, pero necesitas al menos tratar de divertirte, tratar de divertiros, mejor dicho. Preparar una excursión, una actividad que ambos disfrutabais cuando estabais bien, una escapada de fin de semana a un spa perdido en la naturaleza… ¿Qué disfrutabais haciendo juntos cuando os conocisteis por primera vez? Hazlo.

Identifica cuándo es mejor terminar con la relación

En ocasiones las heridas son demasiado profundas para poder superar un engaño. En otras, ambas partes no están realmente comprometidas para que la relación funcione.

Si tiene problemas para superar la infidelidad, da un paso atrás y evalúa si tu pareja realmente siente empatía por tus sentimientos y si tiene la verdadera intención de “superarlo”.

Si la persona vuelve a caer en comportamientos similares en un futuro, o si por el contrario sientes demasiada ira o dolor para superarlo, puede ser el momento de dejarlo.

Si estás viviendo una experiencia similar, mira adentro y trata de entender si realmente tienes las ganas, el espíritu y la creencia de que es posible superarlo. Date un tiempo, pero no intentes superarlo por dependencia, ni tampoco por inseguridad o miedo a romper. Si es así, te aconsejo que eches un vistazo a cómo superar una relación tóxica y aprender a superar un desamor.

Olvídate de las obligaciones que te atan a tu pareja (hogar, hijos, trabajo, familia), tienes que ser honesto contigo mismo y decidir si realmente quieres perdonar una traición y seguir estando con esa persona.

Finalmente, recuerda que, si te sientes perdido y confundido, siempre puedes pedir ayuda a un profesional. Evita pedirle consejo a quien no sea profesional. Los amigos, vecinos o familiares no tienen las habilidades de un psicólogo para determinar qué es lo mejor para ti en tu situación, para valorar profesionalmente lo que más te convienen en base a tu personalidad y tus valores analizados desde un punto de vista profesional. El psicólogo no tiene una actitud sobreprotectora, no te juzga y, sobre todo, puede compartir contigo su experiencia sobre el tema.

Con este artículo no pretendo decidir por ti acerca de la necesidad de perdonar, ni tampoco pretendo dar lecciones morales ni justificar una infidelidad. Cada uno debe escoger la solución que mejor considere, y la reflexión moral y ética oportunas. El análisis acerca de la conveniencia y los sentimientos que cada uno pueda tener son cuestiones que cada uno tiene que solucionar. Pero te pido que seas sincero contigo mismo y sepas, en cada momento, si la decisión que tomas es la más acertada. Esto dependerá de si lo haces por necesidad, por coacción, por equivocación o por voluntad propia y coherente.


Dejar respuesta

Logged in as admin. Log out?

 

Rate this post

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here