Cómo Superar una Ruptura en 10 Pasos. Fases y Consejos Psicológicos [2018]

Superar una ruptura es duro y desagradable. En el proceso nos enfrentamos a un proceso emocional y sentimental complejo y doloroso. Sin embargo hay quienes pueden rehacer sus vidas y seguir adelante en unas semanas, mientras que otros rumian durante meses y años después de una ruptura, con la consiguiente pérdida de oportunidades para rehacer sus vidas y encontrar un nuevo amor. ¿Qué determina una u otra tendencia? La mentalidad y el enfoque.

como superar ruptura

Después de un desengaño amoroso o un desamor, es normal sentirse herido, enojado, traicionado o asustado por la idea de quedarte solo. Puedes obsesionarte con tu ex y sentir celos por su nueva pareja. A veces incluso sucede que te sientes incapaz, poco atractivo y poco amado.

Todo esto, por muy triste que parezca, es normal. De hecho, los estudios muestran que una ruptura amorosa nos lleva hacia una perspectiva más negativa tanto de nosotros mismos como de los demás. Esto reduce las posibilidades de comenzar una nueva relación y, si lo hacemos, aumentan las posibilidades de que la nueva relación sea menos saludable.

Fases de una ruptura

El proceso para la superación de la ruptura consta de cinco fases: la primera fase es la de la negación y el rechazo, la segunda es la cólera y el resentimiento; luego viene la negociación, tanto de los demás como de uno mismo; la penúltima fase es la depresión y la última, la quinta y más importante para poder iniciar la superación es la aceptación.

Estas fases son muy similares a las de un proceso de duelo. Si quieres profundizar más te invito a pinchar en el enlace sobre cómo superar un proceso de duelo.

Cuando una relación termina, especialmente si ha formado parte de nuestra vida durante muchos años, tratamos a toda costa de encontrar una explicación racional de lo que está pasando y analizamos las causas. Por supuesto es natural actuar de esta manera pero, desgraciadamente, esta reacción es la menos adecuada para hacer frente al acontecimiento.

En lugar de agotarnos durante meses y bloquearnos en los sentimientos negativos y los recuerdos del pasado, la mejor manera de superar la situación es tratar de pensar que los acontecimientos de la vida, especialmente los más dolorosos, no vienen por casualidad, sino que nos hacen cambiar de rumbo. Un curso que obviamente estaba mal y había que cambiar. Gracias al dolor, de hecho, podemos romper con un pasado que no nos conviene.

Cómo superar una ruptura

Existen algunos consejos del mundo de la psicología que pueden ayudarte a salir de la ruptura más fácilmente. A continuación te diré algunos sobre los pensamientos o actitudes que debes evitar. 

Evita preguntarte todos los días “¿por qué me dejaste?”. La mayoría de las veces no obtendrás una respuesta válida y completa.

Evita los sentimientos de culpa: no hubo necesariamente errores en ninguna de las partes. Cuando se está en pareja y la relación termina la responsabilidad nunca recae en exclusiva en una de las partes. Si uno de los dos hizo algo erróneo o equivocado que le lleva a la otra a dejar la relación es porque no existía el suficiente respeto, o entendimiento, o deseo por ambas partes, y en eso caso era la única solución posible. Evita darle vueltas. Simplemente se acabó.

Durante una separación nunca tienes el control total y te arriesgas a tomar decisiones equivocadas: ser consciente de que el dolor y los altibajos emocionales pueden llevarte a la confusión y la falta de claridad te permite ser más cauteloso y protegerte.

No tiene sentido tratar de remediar el pasado y permanecer anclado en él, porque no conduce a nada: no te permite activar nuevos recursos y mirar hacia el futuro.

La Clave para Superar la Ruptura: Cambia de Mentalidad

Un grupo de científicos de la Universidad de Standford analizó los efectos de las crisis emocionales en relación con el malestar psicológico y su capacidad para adaptarse a las situaciones.

Después de un proceso de ruptura sentimental, la mayoría de la gente trata de entender lo que ha pasado preguntándose por qué ha sucedido, quién tiene la culpa, qué posibilidades hay de volver a enamorarse en el futuro.

La forma en que respondemos a estas preguntas puede ayudarnos a hacer frente a la situación o, por el contrario, puede hacernos aún más vulnerables. Según los investigadores, tendemos a considerar a los demás como una fuente de información sobre nosotros mismos. Por esta razón, cuando sentimos rechazo por aquellos que nos conocen bien puede ser particularmente devastador.

Cada uno de nosotros tiene su propia manera de lidiar con el crecimiento y el cambio. Las personas que consideran que sus cualidades y virtudes son fijas e inmóviles, en otras palabras, las personas con una mente cerrada, son más propensas a atribuir una ruptura a los aspectos negativos de sí mismas. Las excusas que se están dando no hacen más que poner de manifiesto sus deficiencias.

Por otro lado, aquellos que consideran los rasgos de su personalidad iridiscentes (es decir, más positivas, con brillo) y disfrutan de una mentalidad proactiva, pueden justificar una ruptura de una manera más positiva. Son personas que pueden ver el final de una historia como una oportunidad de crecimiento, con la esperanza de que la próxima relación sea mejor.

Los resultados de varios estudios muestran que las personas con una mentalidad más cerrada son más propensas a atribuir una ruptura a su personalidad tóxica y a algunas de sus propias características que continuarán siendo un problema en historias futuras.

Para superar una ruptura de una manera saludable, es importante cambiar la actitud y preparar la mente para el crecimiento. Para que el cambio sea una realidad, puede actuar de la siguiente manera:

Analiza las razones de la ruptura honestamente, pero no te responsabilices. De lo contrario corres el riesgo de construir una imagen negativa de ti mismo de cara al futuro con el consiguiente riesgo cuando quieras establecer nuevas relaciones de partir de patrones negativos que dificultan las relaciones saludables en el futuro.

Cualquier problema que surja dentro de cualquier relación es responsabilidad de todos los involucrados. Asume tu parte de la culpa, pero escapa de la victimización.

Averigua qué puedes mejorar de cara al futuro. Aunque no tengas que dar vueltas al pasado ni responsabilizarte de lo ocurrido, esto no quiere decir que no puedas hacer una lectura constructiva de aquellos aspectos a mejorar. Lo importante es entender lo que salió mal y hasta qué punto es posible corregirlo o evitarlo en el futuro. Muy a menudo las circunstancias no favorecen las relaciones.

10 Pasos para superar la ruptura

Las terapias psicológicas a menudo aconsejan, entre otras cosas, los siguientes pasos esenciales:

1.Toma de conciencia: es muy importante tomar conciencia de lo que ha sucedido y de que no va a volver atrás, así como comprenderse a uno mismo. Aunque en principio puede ser muy doloroso, es la solución más adecuada.

2. Llora: Si alguien te ha dejado, o si tú has dejado a alguien, o si por alguna razón tu historia ha terminado… bueno, deberías llorar un poco. El llanto es mucho mejor que cualquier antidepresivo: así lo demostraron Gračanin y sus colegas en una investigación reciente (2014), que demuestra que en el 90% de los casos el llanto alivia y levanta el ánimo. Aunque con matices, porque si eres propenso a la ansiedad o a la depresión ten cuidado: podría tener el efecto opuesto y contraproducente. En este caso, en lugar de llorar, podrías escribir cómo te sientes (ver la cuaerta recomendación más abajo) e incluso te recomendaría evitar este punto. Para tel resto, sin embargo, sienta muy bien.

3. Evita seguir a tu ex pareja en las redes sociales: si te dedicas a mantener vivo el recuerdo y a seguir a tu ex en las redes te sentirás peor. Lo mismo ocurre con el whatsapp (por ejemplo, ver cuando se conecta tu ex), te ayuda a sentirte mal, a mantenerte negativamente dependiente de él y a evitar que vivas tu vida. No te permite pasar de fase y te mantienes anclado de forma negativa.

4. Déjate querer por tus seres queridos: los abrazos, y más generalmente el contacto y la cercanía física con los demás, inducen a tu cuerpo a producir oxitocina, “la hormona del amor”. Más específicamente, el grupo de la Dra. Kathleen C. (2005) demuestra los efectos beneficiosos del contacto físico en las parejas, gracias a la liberación de este “fármaco natural”. Pero, en general, abrazar y ser abrazado, y más específicamente buscar y dar contacto físico, es un pequeño truco para recargar de vez en cuando nuestro cuerpo y mente con una “dosis” de positivismo.

5. Busca la risa allá donde puedas: La risa genera una droga natural: la endorfina. En particular, Robin Dunbar y su equipo (2012) demostraron los fantásticos efectos positivos de reírse juntos. Cuando te encuentres en un proceso de ruptura, más que nunca, deberías intentar crear o simplemente involucrarte en situaciones sociales divertidas: ir al cine con los amigos, ir de cena, ver algún programa o película de humor (y no de drama o pena, como a menudo acostumbramos). Todo con el único objetivo de sonreír: cada vez que sucede, tu cuerpo produce endorfinas, que contribuyen a hacerte sentir bien.

6. Haz ejercicio: Una amplia gama de estudios, como el de la Dra. Georgia Stathopoulou) de 2006, demuestran los efectos beneficiosos del ejercicio: por ejemplo, 30 minutos diarios de caminata ayudan a prevenir y combatir la depresión. Y en general, el ejercicio, sea lo que sea, te ayuda a sentirte mejor. La actividad física es una excelente manera da ayudarte a salir de una ruptura sentimental.

7. Ábrete a nuevas relaciones pero sin forzar: La idea común es que “una vez que terminas una historia, no tienes que empezar otra inmediatamente”. Bueno, no siempre es cierto. Hace poco (2015) Brumbaugh y Fraley demostraron que para algunas personas empezar una nueva relación de forma casi seguida les ayudó. Por supuesto, no puede ser válido para todos, para todas las situaciones y en todo momento. Pero te ayuda a recordar que no tienes que esperar tanto. En general, mi sugerencia es “seguir las sensaciones”: si sientes algo positivo por alguien no te cierres; si sientes que no es el momento, sin embargo, no te fuerces; y si empezaste, pero sientes que algo anda mal, detente. Nunca hay que forzar las cosas, y menos después de haber sufrido un proceso complicado. Pero tampoco te cierres y si crees haber conocido a alguien valioso no lo dejes escapar. Ojo, tampoco confundas tus sentimientos y te unas a otra persona por una cuestión de dependencia, porque entonces estarías ante un problema diferente.

8. Mira hacia el futuro, y no hacia el pasado: después de una ruptura especialmente mala, puede parecerte imposible pensar que vas a volver a amar de nuevo. Créeme, lo sé. Pero el Dr. Dain Heer, autor de Being You, Changing the World (Se tú mismo, cambiando el mundo), cree que el sentimiento de pérdida puede abrir la puerta a grandes posibilidades. Heer te invita a que, cuando estés en el proceso de ruptura, pienses en la siguiente pregunta: “¿Qué cosas son ahora posibles que no lo eran cuando estábamos juntos?”

9. Sé absolutamente honesto y sincero contigo mismo: La única manera efectiva de desafiar a tus pensamientos es actuar con una honestidad absoluta. A esta parte del proceso de recuperación me gusta llamarla “arrancar la tirita”. Duele. Apesta. Es la única forma de salir de esta depresión en la que has estado viviendo. Sólo porque ames a alguien no quiere decir que seas compatible o que tengas un futuro feliz juntos. Lo más probable es que esta ruptura ocurriera por una buena razón, y si no hubiera ocurrido ahora, habría ocurrido en el futuro.

10. Busca los aspectos positivos de la experiencia: después de la ruptura se aprenden muchas cosas. No hay que dejarse llevar por los aspectos negativos. Pensar en los aspectos negativos puede ayudarte a encontrar la mejor solución, pero si no piensas en otra cosa, estarás lleno de pesimismo y miedo, dificultando tus relaciones futuras. Piensa en todo lo positivo que te queda de la relación, lo aprendido como persona, el desarrollo personal que te queda para poder afrontar futuras relaciones y no caer en errores del pasado.

Siempre hay esperanza, independientemente de la ruptura. La vida está hecha de ciclos y el amor es uno de ellos. Anclarse a un amor ya terminado sólo incrementará tu dolor y tu pena. Así que sigue hacia delante y mira con optimismo hacia un futuro que todavía está por escribir.

Para inspirarte puedes echar un vistazo a esta frases de ánimo y motivación.

Recuerda, cambia el enfoque y continúa hacia delante con ese camino lleno de posibilidades y de felicidad al que llamamos vida.

Rate this post

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.