Técnicas para cambiar de actitud

tecnicas para cambiar de actitudEn este artículo te presento una serie de técnicas para conseguir una actitud adecuada y positiva . Si las realizas a diario te sorprenderán los resultados.Gracias a ello alcanzarás un mayor nivel de bienestar personal físico y mental.

Hace falta constancia y aplicarlas adecuadamente. Tienes que interiorizar el mensaje, ponerlo en práctica hasta que se transforme en un hábito. De lo contrario no funcionan.

Antes de enunciar las técnicas os explico brevemente lo que entendemos por actitud, cambio de actitud y los componentes de la misma.

Definición de cambio de actitud

Las actitudes son evaluaciones generales acerca de las cosas, los objetivos, las ideas y de las personas que uno se encuentra a lo largo de su vida (por ejemplo, “la pena capital es mala”).

Las actitudes son importantes porque pueden guiar el pensamiento, el comportamiento y los sentimientos. El cambio de actitud ocurre cada vez que se modifica una actitud.

Así, el cambio ocurre cuando una persona pasa de ser positiva a ser negativa, o viceversa, de ser ligeramente positiva a ser muy positiva, o de no tener ninguna actitud pasa a tener alguna.

Debido al valor funcional de las actitudes, los procesos que las cambian han sido un foco importante de estudio a lo largo de la historia de la psicología social.

Componentes de la actitud: el doble proceso para el cambio

De acuerdo con los modelos de cambio de actitud de procesos duales, la investigación sobre este tema puede organizarse de acuerdo con dos tipos generales de procesos:

(1) los que ocurren cuando uno hace un esfuerzo cognitivo relativamente pequeño;

(2) los que ocurren con un esfuerzo cognitivo relativamente alto. La cantidad de pensamientos y esfuerzo que anteuna situación dada está determinada por muchas variables, todas las cuales afectan la motivación o la capacidad de pensar.

En los  artículos posteriores desarrollo  una por una las distintas técnicas que a continuación te explico. Están basadas en técnicas de Programación Neurolingüística (PNL).

10 Técnicas para Mejorar tu Actitud

1. Mensajes al Subconsciente

Las afirmaciones positivas repetidas varias veces al día, todos los días, sirven para re-programar el subconsciente. Una afirmación está construida a base de palabras cargadas de poder, convicción y fe.

Acerca de la importancia del subconsciente os recomiendo echar un vistazo al coaching ontológico, una disciplina del coaching que analiza la importancia del lenguaje en la percepción de la realidad.

De esta forma envías una respuesta positiva a tu subconsciente que acepta lo que le digas. Cuando se hace bien, adecuadamente, estos sentimientos positivos desencadenan un cambio hacia la acción.

Repite este mantra (o alguno motivante e inspirador que te guste) varias veces al día: “Soy más de lo que aparento. Toda la fe y el poder del mundo están en mi interior”.

Tu actitud irá mejorando poco a poco sin darte cuenta. Este listado de frases de motivación personal y frases para levantar el ánimo”  te servirán como fuente de inspiración.

2. Descubre tus Motivaciones

Es imposible dar a un blanco que no puedes ver. Nos pasamos la vida soñando con ser más felices, vivir con más vitalidad y tener abundancia de pasión y dinamismo.

Pero no vemos la importancia de invertir aunque sea sólo diez minutos en escribir cuáles son nuestras motivaciones y pensar en el significado de nuestras vidas.

Explora durante 10 minutos al día cuáles son tus principales motivaciones, qué podrías hacer para dedicarte a ellas más de lo que lo haces y cómo te hacen sentir.

Una vez las tengas, utiliza esos diez minutos diarios para reflexionar acerca de la consecución de tus metas personales y  de formas de sentirte más realizado.

Sonríe, valora los pequeños placeres de la vida y empieza a llevar a cabo pequeños proyectos que te motiven. 

3. El poder de la visualización

Multitud de estudios psicológicos han descubierto que la mayoría de grandes atletas, cirujanos, ingenieros y artistas utilizan afirmaciones y visualizaciones tanto consciente como inconscientemente para reforzar y focalizar sus habilidades.

Nelson Mandela nos ha dejado una extensa literatura sobre el poder de la visualización. A él le ayudó a mantener una actitud positiva mientras estuvo prisionero durante 27 años:

“Pensaba continuamente en el día en el que por fin podría caminar libre”.  “Fantaseaba con la idea de lo que haría cuando recuperase la libertad”. – Nelson Mandela

4. Autoimagen y Diálogo Interior Positivo

Tu diálogo interior actúa como una pequeña semilla que programa tu cerebro y afecta a tu comportamiento. Reflexiona detenidamente sobre lo que te dices a ti mismo.

Cuando un pensamiento indeseable ocupe el punto focal de tu mente, sustitúyelo de inmediato por un pensamiento ejemplar, amable contigo mismo. 

Esto es el pensamiento opuesto. Porque la mente sólo puede pensar una cosa a la vez. Llénala de cosas positivas. La calidad de lo que piensas determina la calidad de tu vida.

5. El Poder de la Palabras

Cuida tus palabras. Una vez lanzadas ya no se pueden recuperar. Lo que dices determina lo que tienes en tu interior, tu actitud ante la vida.

Aprende a promover a tu espíritu positivo interior. Permite que los mensajes que salgan de tu cabeza sean lecturas positivas sobre tu visa, especialmente si atraviesas dificultades.

Si te pasas el día emitiendo juicios de valor de forma despectiva acerca de tus circunstancias o lo que ocurre alrededor de ellas, en el fondo te estás dañando sin necesidad.

En cualquier caso no quiero que me malinterpretes. Estos consejos son siempre y cuando tus circunstancias sean normales o complicadas, pero no si estás sufriendo abusos o maltratos. En ese caso, busca ayuda y planta cara con determinación e inteligencia.

6. Practica la Gratitud Diaria

Con todos los pensamientos negativos que generas al día es muy difícil percibir lo maravilloso de la vida. Practica cada mañana el arte de la gratitud, tanto al despertarte  como al acostarte.Una actitud positiva tiene que empezar desde primera hora de la mañana.

Escribe una lista de todas las cosas positivas que tiene la vida. Siempre hay cosas que agradecer: bien sean los hijos, los padres, tu mascota…o el mero hecho de contemplar un día soleado, un paseo en un día soleado o hacer un poco de ejercicio.

Puede que estés en medio de una crisis o preocupación, pero eso no quita que puedas agradecer todas las maravillas que nos da la vida.

7.Fomenta tu entusiasmo

El entusiasmo es la actitud lo que te da de respirar, es a la vida en sí misma. Te permite usar tus talentos de forma más efectiva, de hacerte sentir, de ser el motor a tus acciones .

El entusiasmo implica ponerte en movimiento. Es el espíritu interno que habla a través de tus acciones acerca de tu compromiso y la fe en lo que estás haciendo.

8. Alimenta tu Espíritu

Así como alimentamos nuestros cuerpos, también necesitamos alimentar nuestro espíritu. Nutre tu espíritu.

Quienes dejan de alimentar la necesidad vital de cultivar el espíritu, experimentan a menudo una serie de síntomas como el  vacío existencial o la carencia de valores positivos.

Conversa con la naturaleza dando un paseo por el bosque. O dedica 10 minutos antes de acostarte a la reflexión personal, repasa tus actos. Escucha buena música, haz que las energías positivas fluyan por tu cuerpo. Entrégate a una causa ética.

9. El Humor, Tu Mejor Aliado

Cuanto más sentido del humor tengas, menos estrés tendrás en tu vida. Eso se traducirá en más energía positiva, energía y calidad de vida.

La plasticidad de tu cerebro hará que las emociones positivas se transformen en cascadas de dopamina, un neurotransmisor relacionado con la sensación de bienestar y placer.

Aprende a desarrollar tu sentido del humor y, aunque no lo creas experimentarás un cambio neuronal.

10. Practica Ejercicio a Menudo

Una de las mejores formas para avanzar hacia un marco mental más positivo y la mejora de tu desarrollo personal es el ejercicio.

Los profesionales de la salud, tanto física como mental, recomiendan practicar entre 4 y 6 horas de ejercicio semanal como mínimo.

Y por último, recuerda que sólo mediante el tesón y la repetición constante de estos ejercicios, podrás realmente cambiar tu programación interna.

Acuérdate de la “regla mágica del 21”, que nos indica que para que un comportamiento nuevo cristalice en hábito, hay que realizar esa nueva actividad durante veintiún días seguidos.


Autor: Javier Corrales Ciganda. Licenciado en Psicología por la Universidad Miguel Hernández, España.

Rate this post

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.