6 cosas placenteras que tienen la capacidad de nutrirte y hacerte feliz

Existen incontables historias acerca de la felicidad y el camino que la gente recorre para encontrarla solo para darse cuenta posteriormente de que la misma estuvo frente a ellos todo el tiempo, solo que estaban tan ocupados que no le prestaron atención a lo que estaba ocurriendo a su alrededor.

cosas placenteras

Esto no se trata de asuntos místicos o energéticos sino de hechos palpables. Si no te consideras “creyente” no pasa nada, porque al final los hechos hablan por sí mismos, lo que sí es necesario para que puedas comprender lo que explicaremos a continuación es que mantengas una mente abierta con el fin de que puedas recibir la información sin ningún tipo de prejuicios.

Como muchos suelen decir, la felicidad está hecha de momentos y no es una meta que se alcanza siguiendo una fórmula específica. Algo que sí es fundamental es que estemos viviendo completamente en el ahora para poder disfrutar esos momentos a los que podríamos llamar felicidad, pero por no prestarles atención ni tenemos la oportunidad de apreciarlos.

Básicamente de eso se trata el mindfulness, el cual es un estado en el cual estás totalmente consciente de tus pensamientos, de tus sensaciones, de tu cuerpo y a la vez de lo que ocurre a tu alrededor. Este es un término que se usa en la religión budista pero que otras filosofías occidentales han popularizado y adaptado debido al gran potencial que tiene para traer a las personas al presente y ayudarles a notar las cosas buenas que en muchas ocasiones pasan por alto.

Si a lo largo del día te preocupas (y ocupas) de estar consciente de todo lo que ocurre a tu alrededor, te descubrirás a ti mismo disfrutando nuevas sensaciones que no habías experimentado a pesar de estar expuesto a los mismos estímulos. Asimismo, hay otros estímulos que muchas personas consideran como placenteros por lo cual se han popularizado como pequeños momentos de felicidad a pesar de que puedan parecer simples, entre ellos destacamos los siguientes:

– El olor a lluvia: este es uno de los olores que se encuentran entre los favoritos de un gran número de personas según diversas encuestas. Esto es porque está compuesto por dos olores que podemos diferenciar fácilmente gracias a lo familiarizados que nos encontramos con los mismos.

El principal lleva por nombre petricor el cual se percibe por nuestro olfato como fresco, suave y proviene de las piedras, mientras que el segundo es el que emanan las plantas y se llama geosmina, siendo más fuerte y el principal componente del olor a tierra húmeda.

Estos olores suelen ser placenteros para nosotros ya que emocionalmente lo asociamos a la naturaleza, a la armonía y a la pureza con la que el ciclo del agua se renueva. Cuando un olor – como el de la tierra mojada y los otros que le rodean- nos estimula positivamente, liberamos endorfinas, lo que nos causa esa sensación agradable.

– Una conversación con alguien agradable: conversar con otras personas es un acto bidireccional que puede nutrirnos mucho cuando somos los suficientemente desprendidos de nuestro ego como para sentir empatía y regalarle una escucha activa a la otra persona.

Una buena conversación tiene la capacidad de enseñarte, de dejarte entrar en el mundo de la otra persona, de percibir las situaciones desde otro punto de vista y también de desahogarte, conectar con otros a niveles profundos y mejorar tus relaciones interpersonales.

Por todas estas razones, mantente presente cuando tengas una conversación, no solamente te beneficiará a ti de diversas maneras, sino también a la otra persona.

– El sonido de una canción inspiradora: cada quien tiene sus géneros predilectos, por lo que una canción que a alguien le produzca sensaciones increíbles otros ni la soporten. La música tiene la capacidad de remover nuestros sentidos hondamente y hasta lograr reacciones físicas como cuando nuestra piel se eriza.

Si nunca has tenido esa sensación te has perdido de algo increíble. Las personas que se emocionan de esa manera con la música tienen la capacidad de estar muy en contacto consigo mismos, lo cual se puede lograr solamente cuando te haces consciente de todos los aspectos que te conforman.

– La visión de colores brillantes en la naturaleza: la próxima vez que conduzcas hacia tu trabajo o te estés transportando de un lado a otro fíjate en los colores que aporta la naturaleza al paisaje. Te fijarás en que son los más limpios, puros y vibrantes lo cual hace que tu cerebro se estimule y los asocie con distintos estados de ánimo (principalmente positivos).

–  Tacto de distintas texturas: nuestro sentido del tacto es muy desarrollado, solo que en la mayoría de las ocasiones no le prestamos demasiada atención. Cuando te vistas siente la textura de la ropa sobre tu cuerpo, la de los objetos que tocas, puedes llegar a sentir sensaciones muy agradables a través del mismo e incluso descubrir tu gusto por ciertas texturas el cual ni sabías que tenías.

– Un abrazo genuino: abrazar a una persona hace que disminuyan tus niveles de estrés, proporcionas afecto por lo que puedes lograr que tus relaciones personales mejoren porque está comprobado científicamente que los abrazos potencian la conexión emocional, relaja el cuerpo y también mejora la salud del corazón.

Intenta poner a prueba el mantenerte presente durante el día para que puedas disfrutar esta y cada una de las miles de cosas que pueden pasarte y tienen el potencial de ser disfrutadas. Si te lo propones y sigues estas claves de Gananci, lo más probable es que tengas éxito.

Rate this post

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here