La Dieta del Huevo: testimonios y falsos mitos

dieta del huevo¿Funciona la dieta del huevo? En este post te comento todo lo que debes saber al respecto de esta dieta así como los testimonios de personas que la han probado.

En qué consiste la dieta del huevo

La dieta del huevo es una dieta baja en carbohidratos, baja en calorías y rica en proteínas, principalmente a base de huevos. Está diseñada para perder peso sin sacrificar la proteína necesaria para desarrollar los músculos.

Como su nombre indica, se basa principalmente en una dieta a base del consumo de huevos cocidos como principal fuente de proteínas.

La dieta del huevo tiene múltiples versiones, pero todas se caracterizan porque sólo se puede beber agua o bebidas sin calorías.

Los alimentos ricos en carbohidratos y azúcares naturales, como la mayoría de las frutas y todos los panes, pastas y arroz, se eliminan de la dieta, que normalmente dura 14 días.

Sólo desayunas, almuerzas y cenas. No hay bocadillos, aparte de agua u otras bebidas sin calorías.

Menú típico de la dieta del huevo

Aunque existen varias versiones de la dieta, todas funcionan principalmente de la misma manera.

Comienzas el día comiendo huevo cocido y continúas comiendo pequeñas porciones de proteína magra durante todo el día.

La proteína magra incluye:

  • huevo
  • pollo
  • pavo
  • pescado

Las frutas y verduras que usted puede comer incluyen:

  • pomelo
  • brócoli
  • espárragos
  • calabacín
  • setas
  • espinacas

Dieta del huevo tradicional

Los vegetales bajos en carbohidratos o  el pomelo están incluidos en el desayuno y la cena. Un ejemplo de un plan de comidas incluiría:

Desayuno: 2 huevos cocidos y 1 pomelo. Alternativamente, una tortilla de 2 huevos con espinacas y champiñones.
Comida: Pechuga de pollo de 1gr. por kilo de peso (sin añadir salsas) y brócoli (u otro vegetal).
Cena: Pescado al horno o a la plancha y ensalada verde (es decir, sin frutos secos, ni queso,e tc.)

Dieta del huevo y pomelo

Otra versión de la dieta del huevo es la dieta del huevo y pomelo, donde comes medio pomelo en cada comida (en lugar de que sea opcional dos veces al día). Un menú típico de esta versión de la dieta incluiría:

Desayuno: 2 huevos duros y 1/2 pomelo
Comida: 1Pechuga de pollo a la plancha, brócoli (o similar) y 1/2 pomelo
Cena: Pescado a la plancha o al horno y 1/2 pomelo

Dieta del huevo extrema

Otra versión menos común de la dieta del huevo es la dieta del huevo “extrema”. En esta versión, la gente sólo come huevos duros y bebe agua durante 14 días. Esta dieta no es recomendable, ya que es extremadamente desequilibrada y puede causar desnutrición.

Hay algunas variantes de la dieta del huevo que otras, pero ninguna de ellas proporciona una dieta equilibrada.

Contraindicaciones y efectos secundarios de la dieta del huevo

Los huevos, además de de proteínas y grasa, proporcionan vitamina D, fósforo, vitamina A y dos vitaminas del complejo B que tu cuerpo necesita para convertir los alimentos en energía.

Los huevos también son una fuente muy buena de riboflavina, selenio y colina. Pero tu cuerpo necesita más que los nutrientes de los huevos para funcionar correctamente.

Los efectos secundarios menos deseados de la dieta de los huevos son la falta de energía debido a la falta de los carbohidratos. Esto dificulta la actividad física. Si tienes un cuerpo ectomorfo olvídate de esta dieta. Está contraindicada para ti.

Las dietas muy bajas en calorías y carbohidratos, como la dieta cetogénica o la propia del huevo, pueden causarte fatiga y otros síntomas como mal humor, estreñimiento, dolores de cabeza y otros problemas estomacales. También puede tener mal aliento o náuseas.

Cambiar repentinamente a una dieta alta en proteínas y baja en carbohidratos también puede ser difícil para que el sistema digestivo se adapte. Podrías experimentar náuseas, estreñimiento, flatulencia y mal aliento.

Los huevos también tienen un elevado nivel de colesterol, un 63% del valor diario recomendado por cada 186 gramos. Sin embargo, las últimas investigaciones demuestran que no es el colesterol de los que debemos preocuparnos sino más bien las grasas saturadas y trans.

Aunque los huevos están llenos de nutrientes saludables, la mayoría de las versiones de la dieta del huevo no están suficientemente equilibradas para proporcionar a tu cuerpo la energía que necesita para funcionar adecuadamente.

Un estudio del año 2015 muestra que los hombres que consumen más de seis huevos a la semana tienen un riesgo un 30% más elevado de padecer insuficiencia cardiaca.

También se observó en el estudio que aumenta el riesgo de padecer accidente cerebrovascular isquémico.

Sin embargo comer menos de seis huevos a la semana no tiene ningún efecto o contraindicación negativa relacionada con accidentes cerebrovasculares hemorrágicos, infartos de miocardio o insuficiencia cardíaca.

Debido a que los huevos no contienen fibra, necesitas incluir otros alimentos que tengan cantidades suficientes de ésta. Así evitas dañar el aparato digestivo.

Como esta dieta no es sostenible más que en un breve período de tiempo, mucha gente vuelve a los viejos hábitos tan pronto como la terminan. De esta forma es probable que vuelvan a aumentar de peso, o incluso más, por el efecto rebote y el cambio metabólico.

De esta forma estaríamos perpetuando un tipo de dieta perniciosa, con períodos de ingesta drástica de proteína, compensada después por los viejos hábitos no saludables, creando un modelo completamente contraindicado.

Testimonios académicos 

Veamos qué dice la comunidad científica al respecto de la dieta del huevo.

¿Es saludable la dieta del huevo?

El consenso general en las comunidades médicas es que la dieta del huevo no es la forma más saludable de perder peso. En cualquiera de las versiones de la dieta del huevo reduces las calorías a menos de 1,000 por día.

Según la Facultad de Medicina de Harvard, no es saludable que las mujeres consuman menos de 1,200 calorías al día. Ni tampoco es saludable que los hombres consuman menos de 1,500 calorías, a menos que lo supervise un profesional médico.

Comer hasta seis o siete huevos a la semana parece ser seguro para la población en general. No parece que produzcan ningún efecto aparente sobre el riesgo cardiovascular. Es más comerlos puede reducir el riesgo de sufrir un derrame cerebral.

Un estudio realizado en 2015 confirma además que incluso personas con diabetes pueden comer huevos más frecuentemente de lo que se creía anteriormente, alrededor de 12 por semana, sin empeorar los niveles de colesterol ni el control del azúcar en sangre.

Dicho esto, según otro estudio una dieta alta en proteínas y baja en carbohidratos puede ir asociada a mayores riesgos de enfermedad cardiovascular. La desventaja de este estudio es que no especifica los tipos de fuentes de carbohidratos o proteínas, lo que podría influir significativamente en el resultado del estudio.

Comer suficiente fibra todos los días es crucial para nutrir la flora intestinal y el buen funcionamiento del tracto digestivo. Y la fibra se encuentra principalmente en las legumbres, frutas, verduras, nueces, semillas y granos enteros. Por lo tanto la dieta del huevo podría complicar una ingesta de fibra ya de por sí baja.

¿Funciona la dieta del huevo?

Algunas webs y videos afirman que en sólo 14 días puedes perder entre 9 y 12 kilos con la dieta del huevo.

Si estás buscando una dieta para adelgazar, estas cifras pueden llamar tu atención y ser muy atractivas. Pero estas afirmaciones no se basan en ningún estudio científico ni en ninguna evidencia sólida.

Son simplemente afirmaciones popularizadas en internet sin base científica. Así que no hagas caso ni de los testimonios (que lo pueden estar haciendo de forma intencionada para vender una milonga) ni de nadie que no sea una autoridad académica reconocida.

Pérdida de peso realista en la dieta del huevo

Si sigues la dieta del huevo es muy probable que pierdas algún kilo, potencialmente unos 2 kilos la primera semana y unos cuantas más la semana siguiente. Pero el peso que pierdes es principalmente de agua, no de grasa. Y esto es una desventaja importante a tener en cuenta.

La pérdida de agua en la dieta del huevo ocurre debido al cambio en la ingesta de carbohidratos. Cuando reduces o eliminas los carbohidratos, tu cuerpo no necesita tanta agua para almacenar la energía que los carbohidratos proporcionan.

Así que tu cuerpo se deshace del agua y notas instantáneamente un cambio en la talla de ropa y en cómo te queda la ropa.

Suena muy bien, ¿verdad?. Pero cuando comienzas a comer carbohidratos de nuevo, el agua regresa y tu peso vuelve a la normalidad. Además, la restricción severa de carbohidratos y calorías puede hacer que pierdas masa muscular, lo cual puede tener un impacto negativo en tu metabolismo.

Comentarios Finales

La Dieta del Huevo – Hazlo de la Manera más saludable

Si te gustan los huevos, no hay razón para no incluirlos en una dieta. Además son baratos (en comparación con muchas otras fuentes de proteínas) y fáciles de encontrar en cualquier tienda.

Están muy recomendados en cualquier tipo de dieta o programa de pérdida de peso. Pero debes de incluir una variedad de alimentos para mantenerte en forma.

Si quieres adelgazar con huevos de forma equilibrada ten en cuenta estos consejos:

Reemplaza 1 o 2 comidas de carne a la semana por otras a base de huevo. Disfruta de un huevo revuelto con verduras asadas.

Prepara una tortilla de huevo o clara de huevo con hojas verdes como espinaca o rúcula y un poco de queso (el queso feta, parmesano o de cabra).

Aunque los huevos contienen algo de grasa saturada, proporcionan menos grasa que muchas fuentes de carne. Consumiendo huevo te beneficias de una reducción de grasas y calorías sin perder al aporte proteico necesario.

Reemplaza una comida diaria a la semana por una a base de huevo. La proteína magra te hará sentir más saciedad que una comida con almidón (patatas, etc.) y por lo tanto comerás menos.

Mantén los huevos duros en la nevera para comer por ejemplo un bocadillo de huevo que contiene menos de 100 calorías.

Utiliza los huevos en la ensalada o ponlos en una tostada con un poco de aguacate por la mañana para desayunar.

La mayor parte de la grasa de un huevo duro está en la yema. La yema proporciona aproximadamente 55 calorías de grasa y proteína combinadas. Las claras de huevo, por otro lado, están repletas de nutrientes libres de grasa. Las claras de huevo también son una buena fuente de leucina, un aminoácido que puede ayudarle a perder peso.

Recuerda que las dietas de moda que ves en Internet no suelen estar basadas en una investigación nutricional sólida. Si la dieta de huevo funcionase de verdad, la verías anunciada en todas las consultas médicas del mundo. Pero no es el caso.

Por último, echa también un vistazo a la dieta paleolítica. Es un tipo de dieta que reduce los carbohidratos e introduce productos naturales en sustitución de los industriales.

Bibliografía

Rate this post

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.