cursos online

Argentina es un país con un largo historial de psicología, psicólogos y tratamientos psicológicos. Es una de las profesiones más estudiadas y demandadas, contando con una larga tradición de reputados psicólogos psicoanalistas y terapeutas convencionales en general.

Hasta hace bien poco, estos servicios psicológicos se realizaban prácticamente en su totalidad de forma presencial. Sin embargo, especialmente a partir de la pandemia de la covid-19, estos servicios se han empezado a realizar de forma online o a distancia.

Como nos cuentan los profesionales del sitio Psicólogos Online Argentina, donde trabajan psicólogos de la universidad de Buenos Aires, reconocida por su excelencia a nivel mundial, con mas de 20 años de experiencia clinica, «el aumento de pedidos de terapia online no es únicamente característico de Argentina, sino de diferentes países del mundo».

Tanto argentinos viviendo en el exterior como hispanohablantes y sobre todo españoles – que valoran la psicología en Argentina – han aumentado la demanda de dicho servicio. Los mismos destacan que la Terapia Online permite trabajar la diferentes problemáticas como lo harían en el consultorio permitiendo que la distancia no sea un obstáculos para los tratamientos.

Beneficios de la terapia online

La experiencia ha demostrado la eficacia de este nuevo dispositivo que posibilita el acceso a la terapia de personas que por su ubicación geográfica o la disposición de su tiempo no hubieran podido acceder a terapia de otra forma.

Gracias a las nuevas tecnologías, las personas pueden acudir a un psicólogo online obteniendo las mismas condiciones de confidencialidad además de otros beneficios como la comodidad de estar en casa, o acudir a profesionales cualificados de cualquier parte del mundo. A continuación, te comento los beneficios de acudir a una terapia online.

1. Comodidad

Poder hacer las sesiones desde tu teléfono móvil, smartphone, tablet u ordenador te da mucha libertad para decidir dónde te sientes más cómodo: si desde tu casa, la oficina o la casa de un amigo. No tener que desplazarte al Centro de Psicología no sólo es «ahorrar» tiempo, sino muchas veces «ganar» tiempo para ti y tus proyectos personales.

2. Confidencialidad

Todavía hay mucha gente que considera que ir al psicólogo supone un estigma social, porque significa estar «loco» o tener problemas, aunque están equivocados. El hecho de poder realizar la terapia online desde casa facilita que los clientes puedan trabajar con un psicólogo en su desarrollo personal y profesional.

3. Flexibilidad

Muchas veces es muy difícil encajar las sesiones del psicólogo en nuestros horarios debido a la cantidad de actividades que realizamos fuera de nuestro horario laboral. El servicio de psicología online nos permite adaptar las citas del cliente al ritmo de vida que lleva.

4. Ahorro de tiempo y dinero

Esto es relativo, pero por lo general los precios tenderán a ser más económicos, debido a dos aspectos fundamentales: no hay que pagar un despacho para realizar la consulta, ni el cliente tiene que asumir costes derivados del desplazamiento.

5. Múltiples canales de comunicación

Muchas veces las personas son reacias a acudir a un psicólogo en persona porque les da vergüenza lo que tienen que contar, cara a cara, sobre aspectos personales que son difíciles de comunicar. La terapia online permite al cliente saber cuál es el mejor medio de comunicación para trabajar con su psicólogo. El uso de correos electrónicos, videollamadas, notas de audio o mensajes cortos de texto son algunas de las formas de poder comunicar sentimientos o pensamientos que no siempre son fáciles de transmitir con palabras.

6. Aumento de la confianza y la intimidad

Al ofrecer múltiples opciones para llevar a cabo un proceso terapéutico a través del servicio de psicología online, el cliente podrá utilizar el medio que le resulte más fácil e íntimo para expresar sus sentimientos y emociones. Por ejemplo, a través de un correo electrónico en lugar de una llamada telefónica. Poder elegir el lugar donde realizar la terapia, favorece la seguridad del cliente y por tanto aumenta el nivel de confianza con el propio psicólogo.