10 señales para saber si tienes que ir a un psiquiatra

La manera en que vivimos e interpretamos las emociones, los pensamientos, los sentimientos y las experiencias son diferentes para cada persona. A menudo los seres humanos nos vemos desbordados por determinadas circunstancias. Y la pregunta es, ¿en qué punto debo de acudir a un psiquiatra o terapeuta para resolverlos?

Los psiquiatras son profesionales, formados en medicina y después especializados en la salud mental, que atienden los casos más complejos de los trastornos mentales. Para ello, deben estar en formación continua, mediante un máster en psiquiatría y/o diferentes cursos y grados de especialización, ya que es una disciplina en constante evolución.

En este artículo te detallamos los 10 síntomas más habituales que indican que necesitas acudir a un psiquiatra (u otro tipo de especialista, como un psicólogo). Pero antes conozcamos un poco sobre la psiquiatría y sus diferencias con otras especialidades de la conducta humana.

Diferencias entre la psicología y la psiquiatría

Los psiquiatras son médicos, pueden utilizar medicación y recetar tranquilizantes y otras pastillas para tratar el problema del paciente, mientras que los psicólogos no pueden recetar. Podríamos enumerar en tres las diferencias principales entre psiquiatras y psicólogos son:

  1. Los psiquiatras son médicos, los psicólogos no.
  2. Los psiquiatras prescriben medicamentos, los psicólogos no pueden.
  3. Los psiquiatras diagnostican la enfermedad según el DSM u otros manuales diagnósticos y combinan terapia con medicación. Los psicólogos no lo hacen necesariamente.

¿Qué es la Psicología?

El estudio de la mente, las emociones y el comportamiento, la psicología se consideraba una rama de la filosofía antes de convertirse en una disciplina independiente a mediados del siglo XIX. Los estudiantes de psicología examinan los factores cognitivos y sociales que influyen en las acciones y reacciones de las personas. Los psicólogos emplean diversas técnicas terapéuticas para ayudar a los pacientes a superar sus traumas y mejorar su salud mental.

¿Qué es la psiquiatría?

La psiquiatría es una rama de la medicina centrada en el diagnóstico y el tratamiento de los trastornos mentales. El término significa literalmente «tratamiento médico del alma». Al igual que los psicólogos, los psiquiatras utilizan la psicoterapia para ayudar a los clientes. Sin embargo, también entienden cómo influye la biología en la salud mental de una persona y cómo tratar las enfermedades mentales con medicamentos.

En cualquier caso, ambas disciplinas suelen ser complementarias (varía también en función de cada caso, así como de la necesidad de que se prescriban medicamentos) y acudiendo a cualquiera de ambos profesionales podrían indicarte la necesidad de uno u otro.

10 síntomas para saber si acudir a un psiquiatra

A continuación te enumero algunos de los síntomas y señales para saber si tienes que ir a un psiquiatra:

1. Quieres hacerte daño a ti mismo o tienes ideas suicidas

Cuando tu sentimiento de inutilidad y frustración es tan elevado que has planteado autolesionarte, o incluso has pensado en el suicidio, es una señal de que tu estado anímico está muy bajo. En esta situación, acudir a un psiquiatra es algo que debes tener como prioridad.

2. Utilizas sustancias o sexo para sobrellevar la situación

Cuando estamos sometidos a estrés mental o emocional, recurrimos a cosas gratificantes, adormecedoras, distractoras o destructivas para hacer frente a la situación, lo que explica que el consumo de sustancias y el sexo se utilicen a menudo como estrategias de afrontamiento.

El consumo de sustancias puede ayudar temporalmente a aliviar sentimientos no deseados como la desesperanza, la ansiedad, la irritabilidad y los pensamientos negativos. Pero a largo plazo, agrava estas dificultades y a menudo conduce al abuso o la dependencia. El consumo de sustancias también interfiere en el tratamiento de los trastornos mentales.

3. Rabia, ira o resentimiento desproporcionados

La ira suele formar parte de una presentación depresiva. De hecho, en los hombres, la depresión suele pasar desapercibida porque su mal genio o irritabilidad se asume erróneamente como un rasgo masculino. La ira incontrolada también puede reflejar sentimientos negativos sobre uno mismo o el mundo, frustración o una respuesta mal regulada al estrés.

Del mismo modo, si alguien se siente continuamente triste, vacío y desinteresado por todo, puede ser un signo de depresión clínica. Esto es diferente de un estado de ánimo deprimido, que todo el mundo siente de vez en cuando. En los niños, en lugar de experimentar una mayor tristeza, muchos muestran irritabilidad, ira u hostilidad hacia los demás.

4. Agorafobia

Las personas con agorafobia temen estar en lugares en los que puedan sufrir ataques de pánico o quedar atrapadas. Algunas personas pueden llegar a ser incapaces de salir de casa. Pensamientos ansiosos o intrusivos. Es normal preocuparse de vez en cuando, pero cuando la preocupación ocupa una parte importante de tu día o te provoca síntomas físicos, la terapia puede ayudarte a afrontarla.

5. Apatía

Perder el interés por las actividades habituales, el mundo que te rodea o la vida en general puede indicar problemas de salud mental como la depresión o la ansiedad. Las personas que luchan con problemas psicológicos o emocionales suelen sentirse desconectadas o alienadas de la vida. En consecuencia, pierden el interés por las cosas que normalmente les gustaban hacer, ya sean pasatiempos o socializar.

6.Desesperanza

Perder la esperanza o la motivación, o sentir que no tienes futuro, puede indicar depresión u otro problema de salud mental. Sentirse desesperado de vez en cuando, sobre todo tras un periodo de dificultades, no es raro. Pero cuando persiste, puede llevar a pensamientos de suicidio.

Las causas más comunes del desinterés perpetuo y la sensación de vacío interior son la depresión, el dolor o el abuso y/o abandono crónico en la infancia. Otros signos de que alguien puede estar sufriendo una depresión o alguna otra forma de trastorno del estado de ánimo son el aumento del aislamiento, la apatía respecto al futuro e incluso desear no estar vivo.

7. Aislamiento social

Muchas personas se sienten mejor cuando pueden pasar al menos un tiempo a solas. Las personas introvertidas pueden necesitar incluso más tiempo a solas que otras. Pero si te sientes angustiado cerca de los demás o tienes miedo de estar con otras personas, la terapia puede ayudarte a comprender y afrontar estos sentimientos.

8. Bajada brusca en el rendimiento laboral o académico

Una disminución del rendimiento en el trabajo o en la escuela es un signo común entre quienes luchan contra problemas psicológicos o emocionales. Los problemas de salud mental pueden afectar a la atención, la concentración, la memoria y la energía, y pueden dar lugar a una apatía que merma el disfrute del trabajo o incluso el impulso para trabajar.

9. Cambios o alteraciones en el sueño o el apetito.

Los problemas de salud mental pueden tener un profundo impacto en nuestro sueño y apetito. Un individuo que está ansioso o en un estado maníaco puede tener insomnio, mientras que alguien que está gravemente deprimido puede dormir todo el tiempo.

Del mismo modo, cuando se ven abrumados por el estrés, algunas personas comen en exceso para embotar sus emociones, mientras que otras apenas pueden comer. Así que, si notas que has estado comiendo o durmiendo menos o más de lo habitual durante un periodo prolongado, quizá sea el momento de pulsar el botón de pausa y evaluar seriamente la situación.

10. Has sufrido un trauma

Los que tienen antecedentes de abusos físicos o sexuales o algún otro trauma del que no se han recuperado y al que siguen dándole vueltas y les afecta en su día a día, pueden necesitar acudir a un psiquiatra.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.