Mujer a partir de los 40

tratamiento dental

Cada etapa vital conlleva una serie de adaptaciones físicas y psicológicas que muchas veces suponen cambios bruscos en las personas. Ser mujer a partir de los 40 tiene muchísimas cosas bonitas y también muchos retos y adaptaciones que a veces nos resultan difíciles de gestionar.

Tanto tus necesidades nutricionales como tu metabolismo cambian. Las mujeres pierden alrededor de 225 gramos de músculo por año a partir de los 40 años. Eso hace que perder peso sea aún más difícil. Algunos de los cambios que experimentan las mujeres se deben a la disminución de las hormonas y la reducción del nivel de actividad.

También notarás que la piel está menos tersa y aparecen más arrugas de expresión, síntomas normales de la edad. Todos estos cambios físicos y hormonales pueden afectarte negativamente si no estás psicológicamente preparada. Pero no desesperes, ni esto es tan grave, ni todo es negativo.

Mujer a partir de los 40 años

A partir de los 40 años debes aprender a gestionar los cambios. Lo importante es asumirlo, así como estar preparada, programando todo una serie de medidas para reducir y adaptar tu dieta y esquema de vida a las necesidades.

Hay especialistas como Iraima Fernandez, coach nutricional, que elabora programas de transformación físico y mental para mujeres a partir de los 40. Estos programas incluyen cambios en tus pensamientos limitantes, rutinas para estar con más energía así como dietas personalizadas según tus necesidades.

Programas como el Femenina Singular se basan en pequeños cambios de hábitos diarios para mejorar tu  aspecto físico, tu energía y salud en 90 días. Se trata de un programa de transformación holístico real muy completo.

Cambios en la mujer a partir de los 40

Estos son algunos de los cambios nutricionales y físicos que deberás adaptar en tu vida a partir de los 40 para tener una vida más satisfactoria y saludable.

Cambios nutricionales de las mujeres a partir de los 40

Las mujeres a partir de los 40 necesitan alimentos variados ricos en vitaminas y proteínas, así como reduciendo la cantidad de grasa para prevenir enfermedades como la osteoporosis, la hipertensión, las enfermedades cardíacas, la diabetes y ciertos tipos de cáncer.

Escoge una dieta rica en frutas y verduras, combinada con cereales integrales así como proteínas saludables (carne magra (pollo), pescado, huevos, y guisantes) así como grasas saludables (frutos secos y aceite de oliva). Además, las mujeres a partir de los 40 deben consumir:

  • Menos del 10% de calorías diarias de azúcares agregados (postres y alimentos procesados).
  • Menos del 10% de las calorías diarias provenientes de grasas saturadas (carnes rojas, lácteos con alto contenido de grasa).
  • Menos de 2.300 miligramos (mg) de sodio por día.
  • El calcio, la fibra dietética, el potasio, la vitamina A y la vitamina C son nutrientes importantes para incluir en su dieta diaria.

Cambios metabólicos a partir de los 40

Después de los 40, los niveles hormonales (el estrógeno) bajan. Esto hace que la insulina (hormona que ayuda al cuerpo a utilizar el azúcar) aumente. Los niveles de la tiroides disminuyen. Esta combinación hace que tenga más hambre.

El resultado es que terminas comiendo más y quemando menos calorías. Gran parte del aumento de peso se concentra en la barriga. Comer más alimentos ricos en fibra ayudará a tener más sensación de saciedad y comer menos. Otras formas de aumentar tu metabolismo incluyen:

  • Desayunar.
  • Hacer ejercicio.
  • Beber agua fría.
  • Dormir bien.

Ciclo de sueño en mujeres a partir de los 40

Aunque los problemas de sueño no suelen ocurrir hasta los 50 ó 60 años, es posible que empieces a notar algún cambio a partir de los 40. A medida que envejeces, la eficiencia del cerebro disminuye, y puede afectar al patrón de sueño.

A partir de los 40 es posible que te quedes dormida en el sofá más a menudo, o que te despiertes en mitad de la noche. El cerebro produce menos melatonina, lo que puede dificultar la conciliación y permanencia del sueño.

Fertilidad en la mujer a partir de los 40

La fertilidad en ambos sexos disminuye después de los 40 años. Las mujeres a partir de los 40 tienen la mitad de probabilidades de quedar embarazadas o de tener un bebé sano que antes de los 32 años, según yourfertility.org. Y a los 30 años, las mujeres tienen un 20% de probabilidades de quedar embarazadas en un mes determinado. A los 40 años, es sólo el 5%.

Diabetes en mujeres a partir de los 40

A partir de los 45 años, consulta con tu médico de cabecera sobre la detección de la diabetes tipo 2 mediante una simple prueba de glucosa en plasma en ayunas o una prueba de hemoglobina A1C. Si la prueba sale negativa, repítela a los tres años.

Las investigaciones demuestran que perder tan sólo entre el cinco y el siete por ciento del peso corporal y hacer ejercicio media hora al menos cinco veces a la semana, puede reducir el riesgo de desarrollar diabetes en casi un 60 por ciento.

En conclusión, tenemos que aceptar que, con la edad, nuestros cuerpos evolucionan de una manera determinada, y debemos estar preparadas para ello. Ganamos en sabiduría y tenemos mayor estabilidad y madurez emocional, pero en los aspectos físicos se producen cambios importantes.

Siempre hay maneras de adaptarse y reducir los efectos de la edad con programas específicos como el que señalaba al principio del post, y de prepararse psicológicamente para hacer de tu vida una experiencia mucho más placentera.

Incluso si no has llevado una vida ordenada, puede ser que con estas técnicas y programas se produzca la paradoja de mejorar enormemente tu bienestar y salud física y mental, así que hay que enfocar la vida de una forma positiva, aceptando los cambios y mejorando día a día.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.