Cómo lucir una calva perfecta

Lucir una buena calva no es tan sencillo como parece de primeras. Lograr un apurado perfecto, y que no irrite ni deje rojeces o zonas sin apurar, evitando heridas, requiere de una serie de consejos para evitar irritación y lucir una cabeza rapada perfecta.

Al menos dos tercios de los hombres experimentarán una pérdida significativa del cabello a la edad de 35 años. Eso es un montón de hombres que tienen que enfrentarse a la realidad genética en algún momento, y que ha provocado una explosión de tónicos, pastillas, cascos de luz láser y otros artilugios diseñados para ayudar a combatir la caída del cabello.

Pero cada vez son más los que saben lucir una calva de forma sexy y sin problemas. El dicho de «la calvicie es bella, nena», está volviendo con fuerza. Y si es tu caso, tanto por genética como porque te apetece lucir rapado, lo ideal es que aprendas a llevarla sin rojeces ni zonas mal apuradas.

Consejos básicos para lucir una calva perfecta

Así que estamos aquí con algunos consejos básicos que te ayudarán a conseguir tal cometido.

1. Si lo haces voluntariamente, ten en cuenta la forma de su cabeza

Cuando te planteas un cambio de look, es importante tener en cuenta la forma de tu cabeza, ya que puede afectar enormemente al resultado. No se trata de la forma de la cara, sino de la del cuero cabelludo. Si tienes un cuero cabelludo redondo y uniforme, lo más probable es que la calva te quede bien. También hay que tener en cuenta aspectos como las crestas, los surcos, la planicidad y las protuberancias.

Sin embargo, si tu cabeza no está impecable, no significa que no puedas afeitarla. Lo único que tienes que hacer es aceptar la forma natural de tu cuero cabelludo con todas sus peculiaridades. Sin embargo, si tienes dudas, acorta primero para ver cómo te queda.

2. Cuidado de la piel

La calvicie puede plantear algunos problemas relacionados con el cuidado de la piel. Ten cuidado y protege tu cuero cabelludo para evitar estos problemas.

  • Alérgenos: Una calva desnuda atrae más irritantes que una con pelo.
  • Brotes: El acné del cuero cabelludo difiere del que se desarrolla normalmente durante la pubertad, ya que se produce cuando los folículos pilosos se obstruyen y forman protuberancias rojas.
  • Caspa: La falta de cuidado del cuero cabelludo crea una situación de descamación, incluso sin pelo en la parte superior.
  • Quemaduras de sol: Por si no lo sabías, ese punto amarillo en el cielo proyecta rayos dañinos capaces de friccionar tu melón más rápido que los perritos calientes en una comida al aire libre en verano.
  • Quemaduras por afeitado: Algo demasiado familiar para los hombres que optan por mantener un careto liso y sin vello.

3. Afeitadoras para tu cabeza

Antes de empezar a afeitarte la cabeza, tienes que seleccionar adecuadamente la herramienta que vas a utilizar. Es prácticamente lo mismo que cuando decides el equipo para la barba.

Podría decirse que estas afeitadoras para la cabeza recomendadas pueden servirte de referencia a la hora de escoger una afeitadora eléctrica. Es importante prestar atención a la flexibilidad del cabezal, ya que quieres que las cuchillas se adapten al contorno de tu cabeza. Esto reducirá el número de veces que repasas las mismas secciones, evitando así la irritación. Si tu cuero cabelludo es sensible, opta por una afeitadora eléctrica que pueda utilizarse en húmedo.

4. Productos para el cuidado de la calva

Además de las afeitadoras, es posible que necesites algunos productos para el cuidado de la piel, como un aceite para antes del afeitado, jabón o crema de afeitar y aftershave. El uso de un aceite para antes del afeitado es esencial, ya que crea una barrera entre tu cabeza y la cuchilla. Permite que la cuchilla se deslice suavemente por la piel sin que se produzcan quemaduras ni una eliminación excesiva de la capa superior de la piel.

Un jabón o crema de afeitar es mucho más preferible que un jabón normal, ya que suaviza e hidrata la piel a la vez que proporciona un buen deslizamiento de la cuchilla. Como producto para después del afeitado, es mejor optar por un bálsamo y no por una loción, ya que esta última suele tener un alto contenido en alcohol, lo que provoca sequedad en la piel.

5. Consejos del día a día

Una cabeza calva requiere un mantenimiento y cuidado constantes. Exfóliala con regularidad para evitar la acumulación de grasa y células muertas y permitir que la cuchilla se deslice suave y uniformemente cerca de las raíces. Utiliza un exfoliante especial para la cara y la cabeza para exfoliar el cuero cabelludo. Además, la exfoliación despeja los poros, lo que, a su vez, disminuye el riesgo de que aparezcan pelos enquistados. El lavado también es una parte esencial de la rutina de la calvicie. La ausencia de pelo no le exime de lavarse con champú, ya que éste proporciona a su cuero cabelludo limpieza y cuidado sin resecarlo.

Por otra parte, si combinas la calva con la barba, tan de moda hoy en día, puedes lavar el cuero cabelludo con el mismo producto que utilizas para el vello facial. Una cabeza afeitada tiende a resecarse muy rápido, por lo que considera utilizar una crema hidratante justo después de la exfoliación. Además, el afeitado de la cabeza la hace propensa a las quemaduras solares y otras vulnerabilidades. Por lo tanto, no salgas de casa sin una generosa capa de protector solar o un sombrero para el sol. En invierno, mantén la cabeza caliente con sombreros, bufandas o capuchas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.