Cómo eliminar las arañas vasculares

Con los años, y más frecuentemente en las mujeres (hasta un 60% de ellas) van apareciendo ciertas venas moradas en las piernas que conocemos como arañas vasculares. Descubre cómo tratarlas y prevenirlas en este artículo.

Las arañas vasculares y las varices son formas diferentes de un trastorno médico llamado insuficiencia venosa. Ambas afecciones son el resultado de tener válvulas debilitadas o dañadas en las venas de las piernas. Aunque pueden causar algunas molestias, la mayoría de las veces son indoloras.

Las varices son más grandes y profundas que las arañas vasculares. Pueden parecer abultadas o retorcidas. Dependiendo de su gravedad, las varices pueden causar diversos síntomas (dolor, picor, sangrado, hinchazón de las piernas o los tobillos
sensación de dolor o pesadez en las piernas…). Las varices también pueden aumentar el riesgo de que una persona sufra coágulos de sangre y problemas de circulación.

Tratamiento de las arañas vasculares

Aunque generalmente son inofensivas, las arañas vasculares pueden causar molestias. Algunas personas también pueden querer tratarlas o eliminarlas por motivos estéticos.

Existen empresas especializadas en la eliminación de estas arañas vasculares, como Dermitek, que ofrece una amplia gama de servicios desde depilación láser, eliminación de varices, transplantes capilares, cirugía estética, etc. Las diferentes opciones de tratamiento que una persona puede probar son:

1. Escleroterapia y sistema de cierre

Es el tratamiento más habitual para las venas de las piernas. Los dermatólogos han mejorado la escleroterapia para hacerla más segura y dar a los pacientes mejores resultados. Consiste en inyectar un irritante directamente en la vena afectada. Debido a la irritación, las venas se pegan e impiden que la sangre fluya hacia la zona.

Con el tiempo, la araña vascular se desvanece o desaparece. Pueden ser necesarios varios tratamientos para obtener el resultado deseado. Al igual que la escleroterapia, el tratamiento con el sistema de cierre consiste en inyectar una sustancia en las venas afectadas. Esta sustancia es pegajosa y cierra la vena al flujo sanguíneo, haciendo que la araña vascular se desvanezca o desaparezca con el tiempo.

2. Tratamiento con láser

Un profesional sanitario puede utilizar un láser para tratar las pequeñas arañas vasculares cercanas a la superficie de la piel. El láser es un rayo de luz fuerte y concentrado que hace que la araña vascular se coagule y se seque.

Los tratamientos con láser son menos invasivos que la escleroterapia y los sistemas de cierre, porque no hay inyección. Sin embargo, los tratamientos con láser suelen ser menos eficaces para reducir las arañas vasculares.

3. Terapia láser endovenosa (EVLT)

La EVLT es un procedimiento más reciente para tratar las arañas vasculares y las pequeñas varices. Un profesional sanitario hace una pequeña incisión en la vena afectada y luego introduce una fibra láser. El láser aplica calor directamente a la vena y hace que se colapse. La vena puede tardar varios meses o hasta un año en desaparecer. La EVLT implica el uso de anestesia local.

4. Cirugía

Aunque algunos tratamientos quirúrgicos pueden ser eficaces para las varices más grandes, los médicos no suelen realizarlos en las arañas vasculares.

Prevención de las arañas vasculares

Ciertos cambios en el estilo de vida y consejos de autocuidado pueden ayudar a prevenir la aparición de nuevas arañas vasculares o impedir que las existentes empeoren. Entre ellos se encuentran:

1. Medias o calcetines de compresión

El uso de medias o calcetines de compresión ejerce presión sobre las venas de la parte inferior de las piernas. Esta presión puede ayudar a mejorar el flujo sanguíneo y evitar que aparezcan más arañas vasculares o varices. Las medias de compresión también pueden ayudar a aliviar la hinchazón de las piernas y reducir el riesgo de que se formen coágulos en ellas

2. Usa protección solar

Aplicar protector solar todos los días puede ayudar a prevenir las arañas vasculares, sobre todo en la cara. Utiliza sombreros y ropa con protección solar cuando estés al aire libre durante periodos prolongados.

3. Mantén un peso moderado

Esto ayuda a reducir la presión sobre las venas y mantiene la buena circulación de la sangre.

4. Mantén la movilidad y practica ejercicio

Evita estar sentado o de pie durante periodos prolongados sin tomar un descanso. La actividad física puede ayudar a mejorar la circulación y evitar que la sangre se acumule en las piernas.

5. Evita la ropa ajustada

La ropa demasiado ajustada alrededor de la cintura, las piernas o la pelvis puede restringir el flujo sanguíneo y aumentar el riesgo de aparición de arañas vasculares.

6. Limita el consumo de alcohol

El consumo de alcohol puede provocar enrojecimiento en la cara y rotura de los vasos sanguíneos en algunas personas.

7. Eleva las piernas

Elevar las piernas al sentarse o acostarse puede ayudar a evitar que la sangre se acumule en las piernas.

Factores de riesgo

Los factores que pueden aumentar el riesgo de que una persona desarrolle arañas vasculares son: la genética (hasta el 90% de las personas con arañas vasculares tienen antecedentes familiares de las mismas), el embarazo (por el aumento del flujo sanguíneo y el peso adicional del feto sobre las venas de las piernas), el género (las arañas vasculares suelen afectar a las mujeres casi el doble que a los hombres).

También son factores de riesgo la edad, tener sobrepeso, las hormonas (los anticonceptivos hormonales y los tratamientos hormonales para la menopausia pueden aumentar el riesgo de arañas vasculares) o el daño solar (la luz ultravioleta del sol puede dañar la piel y provocar la rotura de los vasos sanguíneos o las arañas vasculares, especialmente en la cara).

Resumen

Independientemente del procedimiento, una vez tratadas eficazmente las arañas vasculares, no vuelven a aparecer, aunque puede que aparezcan otras nuevas. No hay forma de eliminar el 100% de las venas visibles, pero deshacerse del 80 al 90% de las venas visibles es una expectativa razonable.

Incluso con la escleroterapia, nunca es un proceso de una sola vez. Pueden ser necesarias dos o tres visitas para conseguir el resultado final, seguidas de visitas de mantenimiento cuando aparezcan nuevas venas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.