Qué es el botox: principales beneficios médicos y estéticos

Los beneficios del botox son múltiples y variados. Tanto si tienes problemas estéticos como ciertas enfermedades, el botox puede ser muy útil. Descubre a continuación los beneficios del botox para la estética y la medicina.

Tanto si quieres revitalizar tu aspecto, como prevenir los signos del envejecimiento o utilizarlo para sus fines médicos, hay algunas formas clave de aprovechar al máximo el tratamiento. Pero debes escoger bien el centro médico o estético, puesto que su aplicación requiere de conocimientos y destreza.

Tal y como indica la clínica Salus Medical Clinic de Granada, especialistas en el tratamiento con botox (puedes ampliar información en botox granada) su utilización requiere «un proceso completamente personalizado» y puede emplearse para fines médicos como aliviar contracturas musculares en bebés o niños y/o bloquear el estímulo nervioso hacia las glándulas sudoríparas, evitando la sudoración excesiva, condición conocida como hiperhidrosis.

¿Qué es el Botox?

Botox es el nombre de una marca, también hay marcas similares como Dysport en el mercado. El Botox funciona utilizando toxinas botulínicas, que se inyectan directamente en el músculo facial para restringir el movimiento muscular.

El botox suaviza las arrugas faciales bloqueando los nervios que contraen los músculos. Es una fórmula segura que lleva en el mercado desde el 2002. En su día fue famoso por dar un aspecto «congelado» a la cara. Pero en la actualidad no tienes que preocuparte por tener un aspecto poco natural después del tratamiento.

¿Qué puede tratar el Botox?

El principal uso del botox es el tratamiento de las líneas finas y las arrugas del rostro. También se utiliza para otros fines médicos y otros, como son:

  • Corregir los ojos bizcos
  • Detener migrañas
  • Reducir la sudoración excesiva
  • Aliviar la tensión muscular
  • Control de la vejiga
  • Reducir el dolor articular
  • Combatir los síntomas de la alergia, como los estornudos

Beneficios del botox

El bótox es más eficaz con las arrugas que aún no se han fijado, es decir, las arrugas «dinámicas» que aparecen mientras mueves la cara, como cuando frunces el ceño, porque si no mueves demasiado el músculo, no se formará la arruga. Sus principales beneficios son:

1. Resultados inmediatos

Una de las formas en que tu piel se beneficia del Botoxes la inmediatez de los resultados. Sólo hace falta una sesión para que notes la diferencia. Sin embargo, los mejores resultados se consiguen con el tiempo mediante la aplicación de un plan de tratamiento.

2. Los efectos son duraderos

Cuando utilizas un producto como el Botox no estás trabajando sobre las líneas visibles, sino reduciendo las posibilidades de que se desarrollen otras nuevas. En la mayoría de los casos, los pacientes inician un plan de tratamiento y, con el tiempo, reducen el número de inyecciones q necesarias.

3. Eliminan la aparición de líneas finas y arrugas

El Botox es para quienes tienen arrugas en lugares de mucha tensión y expresión. Piensa en las líneas del ceño, las cejas fruncidas, etc. Al congelar los músculos de estas zonas, evitas que se formen líneas más profundas.

4. Mejora ciertos dolores de cabeza

El Botox se utiliza para tratar a pacientes con dolores de cabeza. Cuando se inyecta en los músculos de la frente, el cuello y los hombros, se libera la tensión acumulada, por lo que disminuye la tensión del sistema nervioso.

Posibles efectos secundarios

Los efectos secundarios son: hematomas, dolor en el lugar de la inyección y, en menos del 1% de los casos, párpados o cejas caídas que vuelven a su posición natural al cabo de unos meses.

¿En qué zonas se aplica el botox?

Tal y como indica la clínica Salus Medical Clinic de Granada, «la toxina botulínica puede inyectarse en las siguientes áreas:
  • El centro de la frente.
  • En la llamada arruga de león la cual se forma entre los ojos.
  • En el contorno de los ojos para acabar con las tan temidas y antiestéticas patas de gallo que se forman específicamente en el ángulo de los párpados.
  • En las líneas que se forman en las angulaciones de los labios y que le dan una apariencia muy envejecida a las personas.
  • En las cuerdas musculares del cuello. Acá la piel suele perder firmeza con facilidad y lucir más gelatinosa o colgante, y esto incomoda muchísimo a las mujeres.«

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.