tratamientos corporales

Cualquiera que padezca acné sabe lo difícil que es tratar la piel. Pero existen algunos trucos  que pueden ayudarte a mejorar y romper el ciclo de brotes que a menudo parece implacable. Toma nota de los siguiente 20 trucos esenciales para eliminar el acné.

Hay muchas formas de prevenir el acné. Aunque no existe una forma única e infalible de librar a tu piel del acné para siempre, puedes reducir los brotes y ayudar a mantener tu piel lo más sana posible.

En este artículo comparto 20 formas básicas de combatir y prevenir el acné y los granos, así como consejos para controlar los brotes cuando aparecen.

Qué es el acné  y cómo se causa

El acné es un trastorno común de la piel que puede causar granos, espinillas, puntos negros, pústulas y quistes inflamados. Se produce cuando las secreciones grasas de las glándulas sebáceas de la piel (glándulas sebáceas) obstruyen las diminutas aberturas de los folículos pilosos (poros obstruidos).

Es decir, se produce cuando la grasa, la piel muerta y otras sustancias obstruyen los poros de la piel. La bacteria Propionibacterium acnes (P. acnes) puede infectar estos poros obstruidos, provocando inflamación.

Si las aberturas son grandes, los tapones adoptan la forma de puntos negros: pequeños puntos planos con centros oscuros. Si las aberturas son pequeñas, las obstrucciones adoptan la forma de puntos blancos: pequeñas protuberancias de color carne.

Ambos tipos de poros obstruidos pueden convertirse en inflamaciones o granos hinchados y sensibles, o en bultos o nódulos más profundos. Los nódulos asociados a casos graves de acné (acné quístico) son hinchazones firmes bajo la superficie de la piel que se inflaman, se vuelven sensibles y a veces se infectan.

Hay otros muchos factores que pueden contribuir al desarrollo del acné, los principales son:

  • genética
  • exceso de luz solar
  • ciertos medicamentos
  • cosméticos grasos
  • ropa ajustada
  • trastornos endocrinos u hormonales

Cómo prevenir la aparición del acné

Conocer tu tipo de piel puede ayudarte a determinar qué productos utilizar y cuáles evitar. En general, las personas con piel grasa son más propensas al acné, pero cualquiera puede tener granos. Aquí van los principales consejos:

1. Mantén limpia la cara

Tanto si tienes acné como si no, es importante lavarse la cara dos veces al día para eliminar las impurezas, las células muertas y la grasa sobrante de la superficie de la piel. Lavarse más de dos veces al día no es necesariamente mejor; puede hacer más mal que bien. Utiliza agua tibia, no caliente, y un limpiador facial suave.

2. Utiliza productos tópicos adecuados

Para la personas con pieles acneicas es recomendable utilizar productos como Limpiadores Espumosos del tipo cerave barato que limpia y regula el exceso de grasa en rostro y cuerpo.

Como nos cuenta el farmaceútico Pedro Bergillos de farmaciabararata es importante utilizar cremas no comedogénicas y libres de grasas, que sean en textura de gel o gel-crema o en excipiente agua en silicona, además de contener activos contra el acné.

3. Consulta con un dermatólogo el uso de antibióticos

Los antibióticos tópicos pueden combatir el crecimiento excesivo de la bacteria P. acné en la piel. Algunos ejemplos de antibióticos que tratan este acné inflamatorio son la eritromicina y la clindamicina, que se venden con receta.

Por sí solos, estos antibióticos pueden hacer que las bacterias se vuelvan resistentes al tratamiento. Por ello, los médicos prescriben tratamientos antibióticos en combinación con peróxido de benzoilo para reducir el riesgo de desarrollar bacterias resistentes.

4. Evita el exceso de exfoliación

La exfoliación es el proceso de eliminar las células muertas de la piel. Aunque un poco de exfoliación puede ayudar a mejorar el acné, un exceso puede empeorar los brotes. Esto ocurre cuando una persona elimina demasiada grasa natural de la piel. La piel puede compensarlo produciendo más grasa, lo que obstruye los poros y produce más granos.

5. Vigila lo que te pones en el pelo

Evita usar fragancias, aceites, pomadas o geles en el pelo. Si te caen en la cara, pueden obstruir los poros de la piel e irritarla. Utiliza un champú y un acondicionador suaves. El pelo graso puede aumentar la grasa de tu cara, así que lávate el pelo a menudo, sobre todo si te salen granos.

6. Elige un cuidado de la piel adecuado

Utiliza productos suaves para el cuidado de la piel y los que digan «sin alcohol» en la etiqueta. Evita los productos que puedan irritar tu piel, como astringentes, tónicos y exfoliantes. Estos productos pueden resecar tu piel y empeorar el acné.

7. Lávate el pelo con champú regularmente

La grasa de tu pelo puede provocar acné en la frente. Si tienes el pelo graso, lávatelo con champú más a menudo que ahora y mantén el pelo alejado de la cara.

8. Sigue con tu tratamiento

Probar nuevos tratamientos contra el acné con demasiada frecuencia puede irritar tu piel y provocar brotes. Dale tiempo a tu tratamiento para que funcione. Pueden pasar de varias semanas a varios meses antes de que veas una diferencia.

9. No te toques

Tocarse la cara a lo largo del día puede hacer que se dispare el acné. Aunque puede ser tentador pellizcarse, reventarse o estrujarse el acné, hacerlo hará que el acné tarde más en desaparecer y aumentará el riesgo de cicatrices y manchas oscuras llamadas hiperpigmentación postinflamatoria.

10. Mantente alejado del sol

Además de aumentar el riesgo de cáncer de piel, el bronceado daña la piel y puede empeorar el acné. Algunos medicamentos para el acné también pueden hacer que tu piel sea muy sensible a los dañinos rayos ultravioleta del sol y de las camas solares.

11.  Lávate la cara dos veces al día

El acné rara vez es consecuencia de una cara sucia, contrariamente a la creencia popular. Sin embargo, es importante eliminar el exceso de suciedad y grasa de la piel lavándola regularmente y después de sudar.

Muchas personas prefieren utilizar un limpiador suave y agua tibia. Aplicar una crema hidratante sin aceite después del lavado puede evitar que la piel se reseque demasiado. Lavarse la cara en exceso puede resecar la piel, lo que puede agravar los granos.

12. Abstente de reventar o rascarte los granos

Puede resultar tentador pero puede causar inflamación y cicatrices.

13. Considera las terapias de luz o láser

En la terapia fotodinámica, primero se aplica una solución tópica para que la piel sea más susceptible a la luz. A continuación, se dirige a la zona del acné con una fuente de luz focalizada. Esto puede destruir las células muertas de la piel y las bacterias. Hay muchas otras terapias con luz y láser que pueden reducir la aparición de granos y manchas de acné por medios similares.

14. Evita los productos para el cuidado de la piel que contengan aceite

Los productos para el cuidado de la piel que contienen aceite pueden obstruir los poros. Esto puede empeorar los síntomas del acné y aumentar la probabilidad de desarrollar granos.

15. Vigila tu alimentación

La mayoría de los expertos coinciden en que ciertos alimentos, como el chocolate, no provocan granos. Aun así, tiene sentido evitar la comida grasienta y la comida basura y añadir más fruta fresca, verdura y cereales integrales a tu dieta. Los productos lácteos y los alimentos ricos en azúcar procesado pueden desencadenar el acné. Evítalos.

16. Utiliza maquillaje con moderación

Durante un brote, evita ponerte base, polvos o colorete. Si te maquillas, quítatelo al final del día. Si es posible, elige cosméticos sin aceite, sin colorantes ni productos químicos añadidos. Elige maquillaje etiquetado como «no comedogénico», es decir, que no cause acné.

17. Haz ejercicio a diario

El ejercicio regular es bueno para todo el cuerpo, incluida la piel. Cuando hagas ejercicio, evita llevar ropa o utilizar aparatos de ejercicio que te rocen la piel y puedan causar irritación. Dúchate o báñate inmediatamente después del ejercicio.

18. Intenta no tocarte demasiado la cara

Tocarte la cara puede transferir bacterias -y esas impurezas que obstruyen los poros- a tu piel. Es difícil evitar tocarse la cara, pero intenta prestar atención a la frecuencia con que te la tocas y detente en el acto en la medida de lo posible.

También es útil lavarse las manos con regularidad. Así, si te tocas la cara -y, sinceramente, es probable que lo hagas-, tendrás las manos limpias.

19. Prueba el aceite de árbol de té

El aceite esencial del árbol del té es un popular remedio natural para los granos. El aceite del árbol del té contiene un compuesto llamado terpineno-4-ol, que se ha demostrado que mata ciertas bacterias, virus y hongos, además de aumentar los glóbulos blancos para favorecer la cicatrización.

20. Aplica arcilla verde francesa

La arcilla verde francesa es una arcilla absorbente, rica en minerales y con propiedades curativas. Según una investigación de 2010Trusted Source, la arcilla verde francesa tiene potentes propiedades antibacterianas. Ayuda a extraer las impurezas, reducir la inflamación y absorber el exceso de grasa que puede provocar granos.

Puedes comprar arcilla verde francesa en polvo. Mezcla este polvo con agua para hacer una mascarilla facial. También puedes añadir otros ingredientes calmantes para la piel, como yogur o miel, para conseguir una mascarilla natural más dinámica.