Categoría / Empleo y Negocios / Trucos para convencer y persuadir

Trucos para convencer y persuadir

Trucos para convencer y persuadir

Una vez que has aprendido a diseñar la imagen personal, que has establecido un plan estratégico social acorde a tus necesidades y hemos creado con eficacia nuevas oportunidades, toca aprender a convencer a los demás y que acepten tus propuestas.  En este artículo te presento unas reglas básicas para mejorar la forma en la que transmitimos el mensaje y unas técnicas para convencer.

El siguiente paso es aprender a comunicarnos, a que nuestro mensaje permanezca en la mente de quienes lo escuchan. Nuestra idea debe prevalecer por encima de cualquier otro argumento para poder generar así la influencia social que deseamos.

Consejos para convencer a alguien

Cuando comunicamos, tenemos que tener en cuenta una serie de reglas para que la comunicación genere confianza y respeto:

SEGURIDAD: Aunque no sepas de lo que hablas, muéstrate siempre seguro para que apuesten por tu idea. La gente se guía más por sensaciones que por la razón. O mejor dicho, razona en función de sus emociones. Pero hazlo con naturalidad, porque si suena forzado se notará, y esto es peor que cualquier otra cosa.

SENCILLEZ: Se llega a más personas porque el mensaje se retiene mejor. Utiliza frases corta, sin subordinadas. Directas, claras y con un vocabulario sencillo, sin caer en la pedantería.

BRILLANTEZ: Explica las cosas de manera distinta al resto, siendo original.  Por ejemplo, utiliza un símil o una anécdota. El mensaje, además de tener un argumento y objetivos claramente delimitados, debe tener una narrativa.

ENERGÍA: Fuerza en el mensaje. Si no utilizas la energía necesaria, no convencerás ni conmoverás a nadie.

CONOCIMIENTO: Demuestra conocimiento sin caer en la pedantería. En función de quién tengas delante. Demuestra un puntito más que la persona que tienes delante. Sólo demuestra conocimiento sobre lo que hablas…en el resto mantente en igualdad. Aporta datos sin perder frescura.

CLARIDAD: Sintetiza todo lo posible, eliminando sonidos, muletillas o interferencias es básico para una comunicación eficaz. Un discurso debe ser de 15 minutos máximo.

COHERENCIA: Con lo que digo y cómo lo digo. Es esencial que muestres sintonía entre la comunicación verbal y la no verbal. Y tampoco no digas nada que no vayas a cumplir.

RESPETO: Hacia las opiniones de los demás. En un debate nunca seas prepotente, genera sensaciones positivas y mantén siempre el respeto, aunque las opiniones te parezcan auténticas bobadas.

Estas reglas se refieren a la actitud comunicativa adecuada. A continuación te presento una serie de técnicas concretas para convencer y ser más persuasivos. Ten presente que: SIN ARGUMENTOS NO HAY PERSUASIÓN. Las personas carismáticas conocen el poder de la razón. Pero también necesitan potenciar el poder de la persuasión. Mediante el poder de la oratoria pueden alcanzar un mayor número de seguidores y aumentar su carisma.

Cómo convencer a las personas para comprar un producto 

Te presento a continuación las técnicas que más me gustan. El producto es casi cualquier cosa: desde una enciclopedia, una lavadora o un proyecto político. La esencia de la persuasión es exactamente igual.

1. Crea la necesidad y adapta tu lenguaje al suyo.

Imagina que estás en casa aburrido mientras tu hermano o pareja ve la televisión tranquilamente y te apetece ir a la playa a darte un baño con él. Le puedes invitar diciendo “¿te apetecería quitarte el calor con un refrescante baño en la playa y algo de aire fresco?”. De entrada no está mal planteado. Has generado una necesidad y probablemente captado su atención. Pero tu pareja puede estar algo perezosa viendo la televisión y responderte: “Tiene que ser ahora”?

En ese momento es cuando tienes que tener bien presente que la persuasión significa inducir a alguien con razones para que modifique su pensamiento, actitud o comportamiento. La otra persona tiene que entender los motivos para acompañarte. Tienes que crear una comunicación afable y aceptable en su consciente. Y para ello responder en positivo, como por ejemplo “claro que no tiene que ser ahora, pero quizá si vamos más tarde habrá mucha gente y no podré enseñarte en privado unaa calita especial que había pensado”: La otra persona se mostrará más proclive a aceptar la invitación sin ninguna duda.

2. Razona y convence estableciendo el marco adecuado. 

La técnica implica evocar una serie de premisas concretas en la mente de tu interlocutor y asociarlas con un razonamiento. La mayoría de personas partimos de unas ideas o premisas que asumimos como incuestionables a la hora de establecer el razonamiento. Por ejemplo, que la democracia es un modelo incuestionable o que las dictaduras son nefastas. ¿Cómo podríamos convencer a alguien de lo contrario? Pues tal vez creando el marco en donde se asuma que esas creencias de libertad, justicia y seguridad no se cumplen con este sistema.

Proceso: lanza unas ideas que todos compartan, deja que la gente debata sobre ellas y luego introduce tu idea intentando asociarla a las ideas que todos comparten (como por ejemplo la necesidad de garantizar la seguridad por el Estado) con otra idea más polémica que quieras asociar. Por ejemplo “el modelo actual, aunque sea democrático, no garantiza la seguridad de todos los ciudadanos, y por lo tanto deberíamos cuestionar este modelo si queremos garantizar la seguridad”.

3. Deja que los demás escojan por ti

Técnica de persuasión en la que quieres que los demás escojan la opción o hacer la cosa que te apetece o quieres cuando hay varias alternativas de elección (o creándolas de manera artificial, pero con la opción que tú quieres). Se hace de manera que el resto no se da cuenta de que les estás influyendo. Es una técnica muy delicada. Para lograrlo, estructuras la idea o el planteamiento de la siguiente manera. Planteamos 3 alternativas en este orden:

a.Primero la idea que rivaliza con mi opción preferida. Comentamos las cosas positivas de la misma y luego las negativas. Se hace en este orden (primero cosas positivas de la opción y luego negativas) porque al presentar lo negativo después se queda más instalado en la percepción del receptor, y además  las negativas se solapan con la 2ª opción.

b. Es la opción que menos deseamos. Se pone en medio porque es la que menos en cuenta se tiene (o la que a priori resulta menos atractiva objetivamente).  Al comentar las cosas negativas después de las positivas, se solapa con los comentarios de la tercera opción. En esta tercera opción vamos a comentar las cosas negativas al principio,  de esta forma se va a solapar con la segunda dando la sensación de que la 3ª no tiene apenas negativas. Intento siempre hablar con neutralidad para que no se  vea cuál es la opción por la que realmente estamos apostando.

c. Es la opción que queremos.  Terminamos comentando los elementos positivos de esta opción al final, de modo que  es lo que más va a quedar destacado.

4. Tú lo sabes, todos lo sabemos. 

Se reduce a añadir al comienzo de tu argumento la frase “tú sabes que…” o “todos sabemos que…”. Si por algún casual la otra persona te responde “no, no lo se…” responde con un “sí, sí lo sabes…en el fondo lo sabes” y seguramente entonces empezará a justificarse. Si luego en algún momento futuro tu opinión se refuta, siempre puedes reforzarla de una forma elegante con un “esto ya lo hablamos en su momento y sabíamos que pasaría”.

5. Sé flexible.

Aprende a ceder y mantener una actitud constructiva. Procura mantener una actitud de cercanía y nunca de confrontación. Utiliza una actitud valorativa y no critiques ni hagas juicios de valor.

Check Also

coaching ontológico

Qué es el coaching ontológico y para qué sirve

¿Qué es el coaching ontológico? Antiguamente se pensaba que el lenguaje era tan solo un …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *