Categoría / Autoayuda y Desarrollo Personal / Técnicas para cultivar el espíritu

Técnicas para cultivar el espíritu

como cultivar el espiritu

Todo ser humano necesita cubrir una serie de demandas personales, físicas y mentales. De entre las necesidades psicológicas a menudo pasan desapercibidas las espirituales. La sociedad occidental del último siglo ha sufrido una transformación profunda en cuanto al estilo de vida y valores. Caracterizada, entre otras cosas, por el laicismo, el hedonismo y la pérdida de fe en la religión.

Muchas veces esta pérdida ha sido sustituida por una serie de “valores” mal entendidos, como el culto al materialismo, el hedonismo, o también buscando a quién venerar, como a equipos de fútbol o grupos de música, etc. Quienes dejan de alimentar la necesidad vital de cultivar el espíritu, experimentan a menudo una serie de síntomas como el  vacío existencial o la carencia de valores positivos. Vivimos probablemente en la sociedad más desarrollada de todos los tiempos a nivel económico y tecnológico pero paradójicamente experimentamos unos altísimos niveles de ansiedad y depresión (los índices de suicidios son dramáticamente elevados, una enfermedad en aumento y una de las principales pandemias de acuerdo con la OMS). Mucha gente intenta reaccionar a este vacío como vemos en la televisión con noticias de ricos y famosos que pasan unas temporadas en el Tíbet intentando encontrarse a sí mismos.

Son comunes los casos de sectas y organizaciones que se dedican a cubrir ese vacío. Otros se dedican a adorar a equipos de fútbol  o a grupos de música. Y esto ocurre porque tenemos una necesidad innata de cubrir esa demanda, la necesidad de alimentar nuestro espíritu.

En mi caso no creo en curanderos ni sanadores, y tampoco practico ninguna religión. Para quienes no tenemos fe es más importante, si cabe, ser conscientes del valor de cultivar el espíritu. Hay muchas formas de hacerlo. En la fábula espiritual “El monje que vendió su ferrari” se exponen una serie de rituales que te ayudarán a cultivarlo. A continuación te invito a ponerlos en práctica.

Rituales para cultivar el espíritu

1. Ritual de la Soledad 

Dedica unos 10 minutos al día, o más si lo consideras, a explorar el poder curativo del silencio, a explorar quién eres. Es como una parada de descanso para el alma. Su propósito es la renovación. Un momento de soledad dedicado a la reflexión interior te permite desarrollar tu fuente creativa y liberas una intensa sensación de bienestar, paz interior y energía. Encuentra un sitio tranquilo, y si es bonito e inspirador, más inspirador mejor. También puedes realizar ejercicios de respiración y meditación par potenciarlo. Funciona mejor si lo realizas en el mismo sitio y a la misma hora. Lo puedes combinar con tu interacción con la naturaleza. Si tienes oportunidad de pasear por un bosque, o de dedicarle un tiempo a plantar y cultivar unas rosas, o un pequeño huerto, te aportara serenidad y te conectará con un sentimiento de paz interior. Busca tu santuario personal e introduce este hábito en tu día a día. Puedes combinarlo con técnicas de mindfulness o de visualización.

2. Ritual de la Fiscalidad 

Sobre el poder del cuidado físico y su relación con el espíritu. Un tema que desarrollo con más detalle en la sección coaching y deporte. Se basa en el principio de que si cuidas tu cuerpo cuidas tu mente. Dedica un poco de tiempo al día a nutrir el templo de tu cuerpo. Deberías dedicar al menos 5 horas a la semana a cultivar el cuerpo. Con el ejercicio tu cuerpo desencadena una serie de procesos químicos muy positivos para la mente, además de para tu cuerpo. Te sentirás mejor, rejuvenecido. No tienes por qué pegarte una paliza. Basta con que ejercites y entrenes tu corazón de forma moderada y empezarás a notar los síntomas positivos (una vez rompas la pereza inicial y las posibles agujetas, si no tienes costumbre).

3. Ritual de la Nutrición

Es fundamental mantener una dieta sana y equilibrada. Somos lo que comemos. Mantén una dieta variada y con productos frescos y naturales. Combina frutas y verduras con pescado, arroz, frutas y legumbres. Todo en cantidades moderadas. Limita el consumo de azúcares, grasas, productos industriales y sobre todo cuida la ingesta de hidratos de carbono. Hoy en día comemos hidratos en cantidades muy superiores a lo que es saludable y recomendable. Echa un vistazo a este artículo si te interesa seguir y cumplir con una dieta sana y equilibrada.

4. Ritual del Saber Abundante

Lee regularmente. Pero no leas cualquier cosa. Lee algo que alimente tu espíritu y tu sabiduría. Que sirva para perfeccionar la calidad de tu vida. Y para sacar todo el jugo al libro debes estudiarlo, no solo leerlo. Como ejemplos te recomiendo las biografías de Benjamin Franklin o Gandhi, o también la obra de Herman Hesse “Siddartha” o la filosofía práctica de Marco Aurelio.

5. Ritual de la Reflexión Personal

La mayoría de la gente piensa lo justo para sobrevivir. Con este ritual Robin Sharma nos habla de pensar sobre lo que hemos hecho a lo largo del día para prosperar. En la biografía de Benjamin Franklin éste cuenta cómo cada tarde, tras la intensa jornada de trabajo, se retiraba a un rincón silencioso de su casa y reflexionaba sobre lo que había hecho durante el día. Repasaba todos sus actos, si habían sido positivos y constructivos o por el contrario negativos. Sabiendo lo que había hecho mal, podía tomar medidas para mejorar y avanzar por el camino del autodominio. Analizando lo que haces y en qué inviertes el tiempo estás estableciendo un baremo para medir tu perfeccionamiento.

6. Ritual de los 10 minutos

Los diez minutos antes de acostarte y después de levantarte influyen mucho en el subconsciente. Da gracias por lo que tienes. Escucha buena música. Ve salir el sol. Si puedes, ve a dar un paseo por un entorno natural. En esos momentos tu mente debería estar programada con pensamientos serenos e inspiradores. Es como en un ordenador Lo que introduces en tu mente determina lo que luego saldrá. Es como si lo programases. Antes de acostarte no mires las noticias, ni discutas con nadie ni repases mentalmente los acontecimientos del día. Relájate, toma una manzanilla o infusión si quieres (no té porque podría no dejarte dormir). Escucha algo de música relajante.

7. Regla del 21

Si haces algo durante 21 días seguidos, se convertirá en un hábito. Por ejemplo, los rituales que acabo de exponer. Y si necesitas algún consejo adicional para no caer en la pereza y conseguir repetir el hábito durante 21 días, pincha aquí .

8. Ritual del Último Día

Poco después de levantarte, ve a tu santuario de silencio. Concéntrate y aplica los rituales mencionados Además, añade la siguiente reflexión. ¿Qué harías si fuera el último día de tu vida? Haz una lista mental de las cosas que harías, la gente a la que llamarías y los momentos que te gustaría disfrutar. Visualiza cómo tratarías a tu familia y a tus amigos. Si vives cada día como si fuera el último tu vida adopta una calidad mágica.

9. Ritual del Carácter Congruente

La mayoría de la gente no lleva a cabo conductas coherentes con sus principios ni para hacer realidad sus sueños. Si tus actos son congruentes con tus principios sentirás una profunda sensación de armonía y paz interior. Obra de forma congruente con tu personalidad. Déjate guiar por tu corazón.

10. Ritual de la Simplicidad

Concéntrate en aquello que da verdadero sentido a tu vida y separa el grano de la paja. Olvídate de las necesidades más nimias y materialistas. Olvida la necesidad de estar siempre disponible para todo el mundo y aparta tu codicia o prescinde de ataduras que te generan más estrés que placer.

Así que ponte a practicarlas y verás como en apenas un mes notas cambios en tu vida. Tendrás más energía, menos estrés, más creatividad y menos preocupaciones en todos los aspectos de tu vida. Pero recuerda que debes esforzarte en aplicarlas día a día. Si dejas de emplearlas irás cayendo paulatinamente en tus viejos hábitos.

Check Also

Superación Personal y Motivación

“Intenté olvidarme de mi sueño, pero fue mi sueño el que no se olvidaba de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *