Categoría / Deporte y Salud / Qué es el coaching deportivo y para qué sirve

Qué es el coaching deportivo y para qué sirve

coaching deportivo

¿Qué es el coaching deportivo?

La disciplina del coaching que tanta fama ha ido atesorando en los últimos años, sobre todo en el mundo de la empresa y del desarrollo personal, tiene sus orígenes en el mundo del deporte. Timothy Gallwey allá por los años 70 descubrió que el contrincante más implacable de un deportista era su mente. De ahí su empeño en desarrollar nuevas técnicas y métodos centrados en el desarrollo de habilidades mentales y personales que fortalecieran la mente. Mejorar el rendimiento deportivo mediante el aumento de la concentración, la seguridad y la superación de las dificultades. Lo podemos definir como una estrategia de intervención psicológica para la modificación de la conducta aplicado al desempeño deportivo. Sirve para potenciar al máximo las habilidades psicológicas del deportista.

Timothy Gallwey desarrolla en su obra “The Inner Game” la base del coaching deportivo y de las herramientas que han servido de inspiración para todo el coaching ejecutivo, ontológico y personal. Sería algo así como el Sigmund Freud del psicoanláisis o el Wundt de la psicología.

Consiste pues en producir cambios permanentes en el comportamiento del deportista desde el punto de vista emocional, cognitivo y conductual, así como la mejora de las habilidades psicológicas y sociales (relaciones interpersonales). No existe una definición universal del coaching. Existen distintas escuelas, asociaciones y profesionales que han intentado definir el término basándose en los aspectos que consideran más relevantes dentro de un proceso de coaching:

  • La International Coach Federation pone el acento en los resultados: “el coaching es una relación profesional continuada que ayuda a que las personas produzcan resultados extraordinarios en sus vidas, carreras, negocios u organizaciones. A través de este proceso de coaching los clientes ahondan en su aprendizaje, mejoran su desempeño y refuerzan su calidad de vida”.
  • La Escuela Europea de Coaching hace referencia al método: “el coaching es el arte de hacer preguntas para ayudar a otras personas a través del aprendizaje, en a exploración y el descubrimiento de nuevas creencias que tienen como resultado el logro de objetivos”.
  • La definición de John Whitemore establece un matiz interesante: “el coaching estriba en liberar el potencial de una persona para incrementar al máximo su desempeño. Consiste en ayudarle a aprender, en lugar de enseñarle”.
  • Por último destacaría la definición de Talane Miedaner, que resulta muy cercana: “el coaching cubre el vacío existente entre lo que eres ahora y lo que deseas ser. Es una relación profesional con otra persona, que aceptará solo lo mejor de ti y te aconsejará, guiará y estimulará para que vayas más allá de las limitaciones que te impones a ti mismo y realices tu pleno potencial”.

Aunque existen muchas fuentes de las que se ha nutrido el coaching (humanismo, filosofía, psicología positiva…) la rama principal es la psicología.

Ámbitos de actuación del coaching deportivo

El coaching tiene unos objetivos, ámbitos y colectivos de actuación (Garcia-Naveira 2011). A continuación te los explico:

Objetivos del coaching – Los objetivos principales a conseguir son: progreso personal, desarrollo del talento deportivo, reducción de los procesos de maduración psicológica, mejora del bienestar, aumento del rendimiento y consecución de las metas. Para ello  se realizan una serie de conversaciones con el fin de:

  • Descubrir, aclarar y definir lo que el cliente quiere alcanzar.
  • Estimular el autodescubrimiento.
  • Suscitar soluciones y estrategias generadas por el propio cliente.
  • Acompañarlo durante el proceso para que alcance sus metas.
  • Mantener una actitud responsable y consecuente.

Ámbitos de actuación – El coaching se puede aplicar en el deporte de rendimiento (de alto nivel y otros niveles de competición), iniciación y ocio y tiempo libre.

Colectivos de actuación – El ámbito de personas al que se le puede entrenar en estas habilidades es amplísimo. Abarca prácticamente a todo el que interacciona con el deportista. Se puede emplear tanto para entrenadores, como preparadores físicos, padres de deportistas, árbitros y jueces deportivos, directivos y coordinadores, representantes, población general y demás profesionales del área.

Curso de coaching deportivo

Para que el coaching deportivo sea efectivo debes tener presentes una serie de postulados con la finalidad de comprender e interactuar mejor con el cliente (García-Naveira, 2009, 2012).

Nuevo sentido del ser deportista: cambio y progreso

Hasta hace poco los expertos pensaban que un deportista podía realizar múltiples aprendizajes hasta que aparecía su particular forma de ser (introvertido, impulsivo, etc.). El aprendizaje se daba casi por terminado porque el deportista no podía cambiar. En la actualidad, y sin negar que cada uno se comporta de acuerdo a como es, se acepta que se puede modificar la forma de ser, es decir, podemos cambiar nuestro comportamiento.

La visión particular de cada persona puede potenciar o limitar su rendimiento. Si alguien piensa que “siempre supera las dificultades” posiblemente tenga más probabilidad de lograr los resultados y sentirse más pleno y realizado, al mismo tiempo que refuerza su autoestima y genera una dinámica positiva ascendente.

La transformación del “SER” del deportista posibilita el crecimiento personal y el desarrollo del talento deportivo: el cambio interior da paso a nuevas acciones que eran impensables desde la antigua perspectiva.

Por tanto todo límite a la transformación del deportista se basa en unos obstáculos específicos que tenemos que detectar. Se detecta a través de ese diálogo con el deportista y de procesos introspectivos. Se modifica a través de la fijación de un plan para llevar a cabo unas acciones que eliminen esas barreras y de un lenguaje de acción (técnicas de PNL que ayudan a reforzar el cambio, como por ejemplo, decirnos interiormente “soy capaz de hacerlo”). Esta nueva interpretación es lo que se llama “ontología del lenguaje” (Echeverría 2001) aplicada al coaching deportivo. Si quieres saber más sobre coaching ontológico pincha aquí. La misión del coach deportivo es modificar la perspectiva del deportista y valore si está limitando o potenciando sus acciones.

La importancia de la relación Ser-Hacer en el coaching deportivo: la acción produce cambios

Los comportamientos que se mantienen en el tiempo cambian nuestra forma de ser. A medida que uno va modificando su “ser” va cambiando su forma de “hacer” y viceversa.  Por ejemplo, un jugador “se siente capaz” de encestar o chutar a puerta más allá de la zona del área pequeña, y por eso lo hace (SER-hacer). Mientras que otro que inicialmente no “se siente muy capaz”, el entrenador le plantea situaciones (dificultad progresiva buscando situaciones de éxito) para que se exponga y desarrolle un pensar y un sentir de “soy capaz” (HACER-ser). Este aspecto está muy relacionado con la teoría de la autoeficacia de Bandura (1977) en la que una de las fuentes más potentes de la autoeficacia (creencia en lo que uno es capaz de realizar) es el éxito de la propia ejecución. El coach debe tener presente si la persona es excesivamente reflexiva y en ese caso puede realzar la importancia del HACER, incentivar y estimular su puesta en marcha y reforzar los pasos que va consiguiendo.

El secreto del coaching deportivo está en el deportista

Partimos de la idea de que el deportista tienen el talento y capacidad para conseguir las metas que se propone. Todo individuo lleva dentro un talento que tenemos que ayudarle a potenciar y sacar. La clave está en él. Por eso el coach no le dice lo qué tiene que hacer, sino que le guía para que reflexione y de los pasos adecuados. Es importante que el deportista sea consciente del compromiso que adquiere y saber en qué consiste el coaching deportivo.

Aprender a gestionar las emociones en el coaching deportivo

Es importante identificar aquellas emociones negativas que limitan nuestro rendimiento. El miedo, la preocupación, la ansiedad, el exceso de expectativas, la frustración, el temor al fracaso, etc. Toda ellas reducen la atención y la percepción del deportista, generan tensión muscular y limitan la capacidad y el desempeño. Debemos aprender a fomentar la tranquilidad, el optimismo, la ambición positiva y la plenitud de ánimo puesto que generan estados mentales que potencian la superación.

Una de las principales tareas consiste en gestionar el miedo al error modificando la creencia de que es un elemento negativo y percibiéndolo como una oportunidad para aprender una lección de cara al futuro.

El coaching deportivo supone un importante método de apoyo al deportista para que pueda ver dónde está y tomar las decisiones más adecuadas en su desempeño deportivo y  personal. En este momento España es un referente y uno de los países más exitosos en el mundo deportivo. Muchos de nuestros deportistas dominan muchos de los deportes más seguidos a nivel mundial: fútbol, baloncesto, tenis, motociclismo, golf, ciclismo…y no es por casualidad. Os puedo asegurar que el coaching deportivo está detrás de muchos de esos logros y que con su efectividad ha ayudado a algunos de ellos a alcanzar el lugar reservado a los mejores en el podio.

Check Also

Dieta cetogénica: menú típico y todo lo que debes saber

La dieta cetogénica es un término acuñado por Russell M. Wilder en 1921. Se llama …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *