Categoría / Deporte y Salud / Psicología deportiva para mejorar el rendimiento

Psicología deportiva para mejorar el rendimiento

Psicología aplicada al deporte para mejorar el rendimiento deportivo

El entrenamiento psicológico es una parte esencial del entrenamiento deportivo de muchos deportistas y equipos de élite, necesario para una preparación integral del deportista. De la misma forma que se entrenan los aspectos físicos, tácticos y técnicos se desarrollan habilidades psicológicas como la atención, la concentración y otros aspectos psicológicos derivados del concepto de personalidad resistente (Jaenes 2009; Jaenes, Godoy-Izquierdo y Román, 2008, 2009).

Qué es la psicología deportiva

De acuerdo con la definición de Weinberg y Gould (2010) la psicología deportiva se define como la ciencia del estudio del comportamiento humano (cognición, emoción y conducta de la persona) así como del entrenamiento de las habilidades psicológicas, las relaciones interpersonales y el estilo de liderazgo en el contexto deportivo, compuestas por teorías, metodologías y procedimientos de intervención.

Hoy en día muchas personas no psicólogas dan consejos, basándose en el sentido común o en su propia experiencia. Pero realizar una correcta evaluación y diagnóstico, así como hacer un análisis funcional de la conducta y diseñar una intervención profesional sólo puede hacerlo el psicólogo.

En el caso del psicólogo del deporte se ha conseguido regular la profesión (cosa que de momento no ha sucedido con la del coach). En 1998 el Colegio Oficial de Psicólogos de España (COP) desarrolló los requisitos para ser psicólogo del deporte: poseer la licenciatura/grado en Psicología, estar colegiado, poseer un posgrado o una formación específica en Psicología del Deporte (por ejemplo, un Máster) y tener unos años de prácticas acreditadas. La psicología del deporte actúa en todos los niveles deportivos: desde el deporte de alto rendimiento, al deporte base o de iniciación, tiempo libre, ocio o bienestar.

Funciones del psicólogo deportivo

Los objetivos básicos de la psicología deportiva van más allá del simple rendimiento deportivo. Al trabajar la personalidad, las emociones, las habilidades sociales, etc. potenciamos la personalidad en su conjunto, con lo cual supone una mejora de nuestro desarrollo personal en todas las facetas de la vida. De la misma forma que los deportistas necesitan poner al máximo su condición física, su competencia técnica y táctica, también necesitan potenciar al máximo el manejo de la atención, el control emocional, etc.

“Los objetivos básicos de la psicología deportiva van más allá del simple rendimiento deportivo. Al trabajar la personalidad, las emociones, las habilidades sociales, etc. potenciamos la personalidad en su conjunto”

Los deportistas no pueden conformarse con un funcionamiento psicológico normal, sino que precisan alcanzar la excelencia para rendir al máximo. Por eso la psicología del deporte ha evolucionado mucho a lo largo de los últimos años y se han desarrollado multitud de estudios y métodos.

Los objetivos de la psicología deportiva son:

  • crecimiento personal del deportista

  • bienestar

  • desarrollo del talento deportivo

  • relaciones interpersonales y liderazgo

  • la mejora del rendimiento deportivo

  • búsqueda de resultados

  • mejora de la inteligencia emocional

La psicología deportiva está en evolución constante. Un ejemplo lo encontramos en algunas técnicas que se han incorporado recientemente con una gran aceptación, como el coaching, la musicoterapia, la programación neurolingüistica (PNL), la hipnosis, la risoterapia o la psicología positiva.

Ejemplos de psicología del deporte 

Coaching Deportivo. El coaching es uno de los métodos más de moda en los últimos años. Pese a que desde sus inicios estaba pensado para su aplicación deportiva, debido a su éxito, se ha extendido al mundo empresarial y al personal. Mediante una serie de conversaciones guiadas por un coach, ayuda al alumno (llamado “coachee”) a reflexionar y descubrir su potencial interior. Normalmente el entrenador (“coach”) utiliza el método socrático (mediante preguntas para que el coachee llegue al autodescubrimiento interior) para descubrir cuáles son los obstáculos y las soluciones. Trabaja todos los aspectos psicológicos y organizativos del deportista (gestión de objetivos, liderazgo, relaciones interpersonales, gestión de las emociones, etc.). En el blog dedico un artículo al coaching deportivo donde explico con detalle en qué consiste.

MusicoterapiaEl impacto y el poder que la música tienen en las personas ha atraído la atención de la comunidad científica. Las investigaciones se han centrado en gran medida en determinar qué efecto tiene ésta a nivel neurológico y fisiológico y en el sistema nervioso (Ellis y Thayer, 2010). Dentro de las variables que más interés ha suscitado en el ámbito psicológico deportivo es el nivel de activación del organismo, lo que llamamos el arousal. Hay multitud de estudios acerca de cómo la música relajante (ritmo lento e intensidad moderada) reduce el arousal. En este link dedico un artículo entero a la musicoterapia.

Programación Neurolingüistica (PNL). La PNL se encarga de la estructura de la experiencia humana subjetiva. Es decir, de cómo organizamos lo que vemos, oímos, sentimos y cómo revisamos y filtramos el mundo exterior mediante nuestros mapas mentales. También analiza cómo lo describimos con nuestro lenguaje. De este modo un mismo mensaje de un compañero ante una situación no es interpretado de igual forma por dos personas. Para uno el mensaje puede ser motivante mientras que para otro puede ser estresante. Se analizan las partes conscientes y subconscientes de la persona para sacar el máximo rendimiento mediante la adquisición de una serie de habilidades (detección del pensamiento negativo, estado de tensión óptima, etc.) y del dominio emocional. 

Hipnósis. La hipnósis aplicada al deporte puede ayuda a aumentar la autoconfianza, mejorar la capacidad de atención, de la fuerza y la resistencia muscular, y el control de los estados emocionales (Nideffer, 1976). 

Risoterapia. La risa, tanto espontánea como provocada, genera un estado emocional positivo que neutraliza la secuelas de las emociones negativas. Está demostrado científicamente que cuando se ríe se favorece la producción y liberación en mayor cantidad de dopamina, serotonina y adrenalina. 

Psicología positiva. La psicología positiva estudia el funcionamiento humano óptimo. Se centra en el significado de momentos felices e infelices, del bienestar y de las fortalezas y virtudes que otorgan calidad de vida a las personas (Seligman, 2005). En la psicología positiva se considera que el medio para aproximarse al estado óptimo lo marcan las actividades que se realizan con gusto, que involucran a la persona y que la llevan a conseguir grandes satisfacciones. 

Por lo tanto a través del estudio, conocimiento y puesta en práctica de todo un conjunto de habilidades psicológicas el deportista puede mejorar su rendimiento deportivo de manera espectacular. Mente y cuerpo están muy ligados. Mediante la mejora de ambos alcanzamos el mayor grado de desarrollo y bienestar personal posible. Ese es el objetivo del blog:  alcanzar la felicidad plena a través de una revolución personal de cuerpo y mente es el objetivo.

Check Also

Dieta cetogénica: menú típico y todo lo que debes saber

La dieta cetogénica es un término acuñado por Russell M. Wilder en 1921. Se llama …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *