Categoría / Autoayuda y Desarrollo Personal / Procrastinar: qué es y cómo evitar

Procrastinar: qué es y cómo evitar

Procrastinar: qué es y cómo evitar

Si eres de los que siempre tiene problemas para llevar a cabo sus objetivos o metas, de los que siempre tienen en mente un plan que al final casi nunca termina, pero quieres cambiar de actitud, te aconsejo que eches un vistazo a los trucos que te propongo en este artículo para dejar de procrastinar.

Qué es procrastinar

Procrastinar proviene del latín pro, que quiere decir adelante, y crastinus, que se refiere al futuro. Procrastinar es lo que hacemos cuando dejamos las cosas que deberíamos hacer ahora para mañana (y no por falta de tiempo sino de ganas). Hace referencia a la tendencia a retrasar y sustituir actividades o situaciones que debes atender, sustituyéndolas por otras alternativas más irrelevantes o agradables. Seguro que tienes varios ejemplos personales de situaciones que sistemáticamente pospones (o procrastinas) porque te dan pereza.

En psicología se define la procrastinación como el comportamiento que te lleva a retrasar voluntariamente una acción aunque tenga consecuencias negativas en el futuro.

Procrastinación y bloqueos psicológicos

Los motivos para procrastinar son muy variados. Podemos encontrar razones de tipo psicológico, como ansiedad, estrés o miedo, o razones únicamente motivacionales o de vagancia generalizada. Evidentemente no todos los tipos se combaten de igual forma. Quien procrastina de forma casi constante puede indicar síntomas de ansiedad. En estos casos se consolida una actitud que termina por afectar a muchas áreas de la vida personal.

 El miedo y la procrastinación van muchas veces de la mano. Ya se trate de buscar trabajo, o  al realizar una tarea importante, cuando se tiene miedo siempre se encuentran excusas para evitar hacer aquello que nos genera tensión o estrés. La procrastinación que deriva del miedo y la ansiedad lleva a la persona al bloqueo y a la incapacidad de reacción. En estos casos tenemos que abordar los miedos y ansiedades mediante la superación de éstos, tal y como explico en el artículo cómo superar la ansiedad y el miedo. Entre estos tipos de procrastinación encontramos:

  • Perfeccionismo: la persona no se siente capaz de afrontar un problema o situación si no puede hacerlo de forma perfecta. Nunca se siente preparado o seguro de su propia capacidad, conocimiento y competencia.

  • Miedo al fracaso: muchos posponen sus quehaceres de forma permanente por miedo al fracaso.

  • Miedo al éxito: puede ser una persona que considere que no lo merece y siente una especie de sentimiento de culpa o temor de que los demás esperen cosas de su éxito y por lo tanto viva estas expectativas con mucho estrés y ansiedad.

  • Miedo a las consecuencias

  • Miedo a la responsabilidades

  • Rabia: En muchas ocasiones es una respuesta a las presiones y las expectativas que se perciben como intolerables.

Es importante saber que postergar las cosas supone un refugio ilusorio del que tiene miedo. No se es consciente de la importancia de enfrentarse a las elecciones de la vida. En cualquier caso, quien más y quién menos, ha delegado o postergado elecciones y acciones que convendría haber hecho con antelación. Dejando a un lado los problemas psicológicos que puedan esconderse detrás de la procrastinación, a continuación os propongo unos consejos para dejar de procrastinar y vencer la pereza.

Trucos para evitar procrastinar

A los procrastinadores les encanta planificar, sobre todo porque no implica tener que hacer. El “hacer” es la criptonita de los procrastinadores. Por eso quienes tienden a procrastinar planifican de forma vaga, sin tener en cuenta demasiado los detalles o la concreción para en realidad no cumplir nada de lo que han planificado.

El doctor en Psicología Wayne W. Dyer en su obra Tus zonas erróneas describe varias técnicas para dejar de procastinar. Pero no basta solo con decirlo. Las cosas cambiarán cuando te demuestres a ti mismo que puedes. Hasta entonces nada cambiará. Aquí te presento algunos trucos y consejos del libro de Wayne Dyer para dejar de procrastinar. Pero para que funcionen tienes que trabajarlos a diario y dejar de hacer el vago.

1. Interioriza que todo lo que haces en tu vida depende de tu elección.

2. Vive de 5 minutos en 5 minutos. No te lo tomes al pie de la letra. Es para que empieces a pensar en la importancia de las tareas a corto plazo y de no demorar para mañana tus quehaceres.

3. Informa y comparte algún objetivo o plan a corto o medio plazo con alguien de confianza y diles que te ayuden a forzarte a cumplirlo. El compartirlo y comprometerte con algo que has dicho en cierta manera de fuerza a llevarlo a cabo.

4. Pon una alarma en tu móvil, reloj o agenda (aunque los procrastinadores rara vez la tienen) para que cada vez que te fijes una obligación o tarea salte.

5. Empieza a hacer alguna cosa que siempre aplazas. El hecho de empezar ya te ayudará a eliminar la angustia que supone todo el proceso.

6. Busca una hora fija para hacer lo que estás aplazando. Un cuarto de hora de esfuerzo concentrado es suficiente para superar el coste de aplazar cosas.

Te recomiendo que eches un vistazo a la ley de Parkinson y la importancia que tiene para dejar de procrastinar. Un concepto esencial a la hora de entender la procrastinación y la manera de combatirla. Mira este vídeo:

Si quieres que tu vida sea un poco mejor, lo que tienes que hacer es actuar aquí y ahora. Si crees que en el futuro, o la semana que viene u otro momento…o cuando termines con la partida en la consola, o cualquier otra razón que busques para demorar la situación es mejor que hacerlo ahora, te estás engañando. Seguramente el momento adecuado nunca llegue. El presente es lo que tienes. El pasado ya no está y el futuro está por llegar.

El momento ideal no llega solo. Lo fabricas tú. Tú mismo eres el responsable de que ocurran las cosas en tu vida. Así que para vencer esa resistencia empieza por dar un pequeño paso que te ayude a romper el parasitismo.

El que algo quiere, algo le cuesta. Se trata de luchar contra la tendencia de tu cerebro de escoger el camino de menor resistencia. Estás acostumbrado a actuar de una manera determinada y lo más sencillo es reproducir tus costumbres y seguir en tu zona de confort. No te dejes llevar por la inercia de lo conocido. Atrévete a seguir otro camino hacia tu pleno desarrollo personal.

Check Also

Superación Personal y Motivación

“Intenté olvidarme de mi sueño, pero fue mi sueño el que no se olvidaba de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *