Categoría / Empleo y Negocios / Consejos para ser más valorado en el trabajo

Consejos para ser más valorado en el trabajo

Consejos para ser más valorado en el trabajo

Todos ven lo que tú pareces, pocos sienten lo que tú eres”. Maquiavelo

Para destacar en cualquier trabajo es imprescindible causar una buena imagen. Es uno de los elementos fundamentales del éxito profesional y personal. He seleccionado una lista de  consejos básicos de coaching empresarial y consejos de psicología aplicada a los recursos humanos. 

 Consejos para ser más valorado en el trabajo 

1. Define cómo quieres ser reconocido en el trabajo 

Me refiero a la imagen que transmitimos a las demás. Tenemos que ser conscientes de nuestros rasgos distintivos o así como de las características o cualidades que el resto ven en nosotros. Es importante tener una marca personal para diferenciarnos de la mayoría, de no ser un producto genérico, una “marca blanca”, para ser atractivo a los demás. El mercado quiere productos sustituibles, que sean fáciles de cambiar. Quiere que la gente sea prescindible, pues de ese modo tiene menos costes. Tenemos que conseguir ser imprescindibles para la gente, para la empresa y generar valor. Si somos “marca blanca” nunca nos recomendarán. Al mismo tiempo es importante que el rasgo distintivo no genere mucho coste añadido (por ejemplo,una compañía aérea que da un caramelo, el personal da un abrazo, para diferenciarse y ser asociado a una característica positiva, que genere buen recuerdo).  Por tanto;

      OBJETIVO –  Ser referencia en la cabeza de la gente. Ejemplos: Coca-Cola es un producto de referencia y                                             único en la cabeza de la gente. Apple consigue su fama por la idea que genera de innovador,                                                sencillo pero de calidad. Innovando hacia lo simple atrae a la gente.

      CONCLUSIÓNCOCA-COLA (referente + único) + APPLE (innovador/diferenciación) = ÉXITO/MOTIVACIÓN                  

2.Se coherente en tu desempeño laboral

Respecto a tu marca. Si vendemos calidad, valor y demás debemos de ser coherentes para generar anclaje emocional.

 3. Vende éxito en el trabajo

Es decir, ponte en valor. Si no muchas veces la gente valora menos tu trabajo. Pero no lo hagas de forma muy descarada. Lo mejor es hacerlo de forma indirecta, sutil. Por ejemplo, si queremos decir que somos muy trabajadores diremos: “pues a mí me cogieron porque el de recursos humanos quería gente trabajadora y vio en mí esas cualidades”. Si en algún momento fracasamos, debemos levantarnos y crear algo en lo que seamos buenos. A la hora de vender el éxito hay que diferenciar entre prepotencia y sano orgullo.

SANO ORGULLO es hablar de los éxitos con datos objetivos. Hay que intentar no ser engreído, sin soberbia (“soy el que más políticos ha entrenado en España en el “coaching”). O decir “he tenido la oportunidad de…”

PREPOTENCIA es decir cosas genéricas de nosotros, sin datos, ni pruebas, como por ejemplo, “soy el mejor en lo mío”. Tener carisma no se opone a ser humilde.

4. Asocia tu imagen profesional a emociones positivas 

La marca que vendes debe ir asociada a determinadas emociones. Crea un espíritu emocional alto a tu favor. Las casualidades no existen y para tener éxito hay que trabajarlo. Para construir la marca personal tenemos que llevar a cabo los siguientes pasos (que desarrollo en el siguiente artículo):

  1. Autodescubrimiento: saber quiénes somos y qué podemos ofrecer

  2. Alineando valores

  3. Objetivo

  4. Conocer a la competencia

  5. Desarrollar estrategia

  6. Comunicar y perseverancia

  7. Evalúa (si está funcionando) y evoluciona (mejorando)

Establecer una correcta estrategia personal nos permitirá dejar huella en nuestros interlocutores y convertirnos en referencia en cualquier entorno. Es un proceso fundamental para alcanzar influencia social y convertirnos en referentes y líderes en cualquier contexto.

5. No tengas miedo a decir no 

Si  no estableces los límites desde el principio entrarás en una espiral y dinámica muy negativa. Debemos aprender a saber cuándo decimos que no se puede. Es la mejor forma de generar respeto. Nos percibirán como inteligentes, seguros de nosotros mismos y auténticos profesionales. 

6. Aprende a diferenciar la comunicación real y la virtual 

Comunicarse con las personas es una oportunidad no sólo para transferir información sino también para construir relaciones. En la era de la comunicación electrónica las conversaciones son cada vez más impersonales. Pero la mayoría de veces si tienes la oportunidad, debes desarrollar la comunicación directa e interactuar con la gente a la hora de resolver los problemas. Ofrece mucho más valor y genera mayores lazos afectivos. 

7. Demuestra humildad

Asume tus defectos, pero tampoco es necesario concentrarte en ellos. Debes hacer cierta autocrítica, pero al mismo tiempo tener seguridad y ser ecuánime contigo mismo. La gente generalmente no tiene líderes inseguros y que continuamente mencionan sus defectos. Pero al mismo tiempo se valora y aprecia el lado humano. Intenta encontrar un equilibrio entre ambos factores: autocrítica pero confianza y seguridad. 

8. Ten paciencia con los compañeros de trabajo

Los compañeros de trabajo tienen diferentes niveles de aprendizaje y adaptación. Es muy positivo para el buen desempeño y la construcción del respeto mutuo demostrar confianza en el resto de compañeros de trabajo y valorar sus conocimientos y habilidades. Es más probable que las personas respeten a quienes les tratan bien y no se acerquen a aquellos que les critican o responden en un mal tono. 

9. Es importante mostrar orden y aseo

Un lugar de trabajo desorganizado da la impresión de que importa poco y que no tiene en cuenta la imagen de la empresa. Lo mismo hay que decir de la vestimenta, que debe reflejar la idea de que valoras la imagen profesional. Vístete cada día como si fueras a pedir un aumento. En cualquier caso es importante tener en cuenta el entorno socio-laboral. Si la cultura interna de la empresa es ir vestido de forma casual y apareces con traje y corbata puede generar el efecto contrario.

10. Identifica la cultura organizativa de la empresa 

¿Es más colaborativa o competitiva? Está más basada en la jerarquía o en una relación horizontal? Una vez identificados los conceptos básicos de la cultura de la empresa, adapta tu estilo al de la empresa si quieres  conectar y participar en el liderazgo de la misma. Si es una empresa colaborativa, sé un jugador de equipo. Si es más bien competitiva, es buena de alinearse con los líderes que veas más abiertos y tal vez buscar una especie de guía que te vaya posicionando.

Check Also

coaching ontológico

Qué es el coaching ontológico y para qué sirve

¿Qué es el coaching ontológico? Antiguamente se pensaba que el lenguaje era tan solo un …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *