Categoría / Autoayuda y Desarrollo Personal / Cómo desarrollar el sentido del humor

Cómo desarrollar el sentido del humor

cómo desarrollar el sentido del humor

Desde la antigüedad son conocidos los beneficios del sentido del humor para la mejora de las enfermedades, el aumento del potencial creativo y los desbloqueos emocionales. En este artículo te presento una serie de técnicas para que sepas cómo desarrollar el sentido del humor.

La risa es esencial para vivir plenamente, disfrutar de la vida y hacer los problemas más llevaderos. Cualquiera que sea tu situación actual, una risa reconforta más que cualquier otro remedioEl humor ayuda a reducir el estrés, a fortalecer el sistema inmune y a ayuda a superar cualquier dolor. También atrae a otras personas y recibes más cariño. Sin ella la mayoría de las relaciones se volverían sin vida. El humor no se puede definir con palabras concretas. No voy a entrar en ello tampoco. Pero te hace sentir más vivo y disfrutas más de todas las relaciones y situaciones.

¿Cómo mejorar tu sentido del humor en pocos días? 

Día 1: Recupera tu sonrisa.

Una sonrisa se parece a la risa, aunque son cosas distintas. Hay muchas razones por las que uno puede (y debe) sonreír a lo largo del día: interactuar con un niño, un paisaje exuberante con pájaros cantando,  una tarea realizada con éxito y con esmero o una película graciosa son algunos de los posibles ejemplos. Trata de centrarte y de buscar estos ejemplos en lugar de tener la mente focalizada en los problemas de la vida. Una de las principales virtudes de reírse es que te sientes menos cargado por la presión y los problemas que surgen en la vida. La ausencia de sonrisa frecuente implica un estado demasiado decaído, incluso de estrés o ansiedad. Donde una persona extraña muchas alegrías de la vida. Si no eres risueño de fábrica, deberías plantearte hacer un esfuerzo. Está muy relacionado con la manera en la que enfocas la vida y los problemas. La actitud ante la vida está muy relacionada con el sentido del humor y la felicidad. Para ello echa un vistazo también a este post (pincha aquí). 

Cuando reímos enviamos un mensaje al subconsciente que transforma nuestra percepción de manera inconsciente. Se producen unos cambios sinápticos que afectan a nuestro razonamiento.

Cuerpo y mente están conectados. En eso se basan las técnica conductuales, en modificar la forma en que actuamos para que afecte a la forma en la que pensamos y sentimos. En esto se basa la risoterapia, que ayuda a desarrollar el sentido del humor y a estar más alegres desde primera hora de la mañana. Cuando nos reímos no podemos pensar en cosas tristes o negativas. Prueba a despertarte con una sonrisa y piensa en cosas divertidas (o mira un monólogo del humor). Prueba a forzar la sonrisa y tus conexiones neuronales cambiarán las sensaciones físicas con las que empezar el día. Te sentirás de mejor humor. Y si lo repites con frecuencia se irá grabando en tu chip interior. La rutina es clave en cualquier proceso de cambio.

Día 2: Aprende a reírte de ti mismo.

 Lo mejor que puedes ejercitar para desarrollar tu sentido del humor es reírte de tus propias situaciones, principalmente de las más embarazosas. Al hacerlo creas un clima y un estado emocional positivo tanto en ti mismo como en el resto de personas de tu entorno. Trata de encontrar la parte cómica en alguno de los momentos más vergonzosos que recuerdes y aprende a contarlos de forma cómica y divertida. Incluso exagera si vas a generar una carcajada colectiva. Al final se trata de reírte, no de ser fiel al relato. Generarás una atmósfera estupenda a tu alrededor. Pero no te rías de las historias personales de otro si la persona es tímida o reservada. Podrías generar el efecto contrario. Crear un ambiente tenso.

Día 3: Aprende  reírte de ti mismo, sobre todo ante situaciones desagradables.

Ciertas situaciones son muy molestas, tales como tropezarte, resbalarte, mancharte la ropa o encontrar un agujero en tu camisa preferida. La  situación no se puede cambiar. Pero sí existe una manera fácil y divertida de pasar por estas situaciones sin tener que sentir el momento como desagradable (o al menos disminuir el trago). Trata de imaginarte a alguien que te guste (o también que te disguste mucho) en la misma situación. Al menos te sacará una sonrisa y le quitarás hierro al asunto. Piensa en cómo sería la situación si le hubiera ocurrido a algún amigo. Al final te das cuenta que no es para tanto .Trata de reírte al menos varias veces al día. Es sano física y mentalmente.

Día 4: Lee libros de humor, escucha en la radio o ve en la televisión programas de humor

Puedes anotar las gracias que más te gusten o escribir los chistes que más te hagan reír. Escríbelas y tenlas a mano. Repasa las bromas y chistes. Te harán sentir más relajado y contento. Te ayudan a estar familiarizado con el enfoque cómico de la vida y a tomarte todo de otra forma. También puedes acudir a monólogos del humor u obras de teatro divertidas.

Día 5: Pero no te pases de gracioso.

Sobre todo si haces bromas dentro de un contexto poco propicio. Debes tener cuidado porque entonces lo único que conseguirás es estropear tu imagen. El humor tiene que aparecer de forma natural. No hay que forzar.

Día 6: No magnifiques los problemas.

Si queremos desarrollar el sentido del humor hay que simplificar la vida. Estamos en ella de paso. Por lo tanto enfoquemos las cosas con la perspectiva correcta. No dramaticemos en exceso e intentemos disfrutar de la vida. Sobre todo en los peores momentos. Como dice el refrán “al mal tiempo, buena cara”. Cambia el chip. Me voy a poner en el peor de los casos, incluso siendo una persona con una enfermedad terminal y con pocos recursos y amigos…pues mira, disfruta de lo que puedas. Así es, porque es la forma más inteligente de afrontar la vida. Porque de nada sirve centrarte en lo negativo .Ese cambio de enfoque, de perspectiva, es lo que te irá llevando hacia la revolución personal. Aprende a disfrutar de la vida incluso en las peores circunstancias.

Día 7: Haz algo gracioso o divertido cada día 

Eres lo que haces. Si quieres convertirte en una persona con mejor sentido del humor deberías hacerlo como rutina. Haz algo estúpido cada día. Haz algo gracioso como parte de tu lista de tareas pendientes y márcalas sólo cuando las realices. Repítelo  semanalmente e incorpóralo a tu nueva forma de ser. Verás que recuperas la sonrisa, mejoras el ego y disfrutas más de la vida. A por ello! Seguimos con la revolución!:)

Check Also

Cómo superar un divorcio: 8 consejos útiles

El proceso de separación o divorcio puede ser difícil. No importa el motivo por el …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *